Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 23 Noviembre, 2012

Millones de millones de italianos ya se comen las uñas atrapados en el suspenso de la última prueba de la Fórmula Uno, un deporte que a los peninsulares los atrapa mucho más que el fútbol, aunque usted no lo crea.
Hay que estar en cualquier ciudad italiana un domingo de competencia para comprobarlo.
El título de la Fórmula Uno se define este domingo en Interlagos.
La Ferrari está contra las cuerdas, está en estado comatoso, pero no se rinde; con Fernando Alonso espera morir con las llantas puestas.
Una reacción desafiante y casi salvaje del joven piloto alemán, Sebastian Vettel de Red Bull en los últimos grandes premios, le permitió sobrepasar en la clasificación mundial al asturiano Alonso, quien se veía con el título en su bolsillo.
El GP de Italia que fue la prueba 13 de temporada de un total de 20, tenía al español como líder indiscutible de la campaña con 169 puntos, 29 más que el germano. Sin embargo, este demonio del volante que es Vettel, ganó cuatro premios consecutivos en Singapur, Japón, Corea del Sur y la India y rebasó al dos veces campeón del mundo, que quedó contra la pared para el cierre del evento.
Desde hace varias temporadas, la escudería austriaca Red Bull domina las pistas del automovilismo mundial, no en vano el pasado domingo conquistaron en el GP de Estados Unidos su tercer título mundial consecutivo en categoría constructores, de manera que la combinación entre Red Bull y Vettel ha sido letal para las otras marcas, incluyendo a la legendaria Ferrari, icono del automovilismo italiano, que ha tenido que ceder posiciones a pesar de firmar a un talento como Fernando Alonso.
En el Gran Premio de Abu Dhabi que se corrió el domingo trasanterior, Alonso le recortó a Vettel tres puntos, pero el piloto de los Toros Rojos los recuperó el pasado domingo en Austin, Texas, al entrar de segundo al podio, detrás del ganador, el inglés Lewis Hamilton, ocupando Alonso la tercera posición.
Para que Alonso destrone a Vettel, tienen que darse estas combinaciones al terminar la carrera en Interlagos.
Alonso quedar primero y Vettel de quinto o más abajo.
Alonso ser segundo y Vettel octavo o más abajo.
Alonso ser tercero y que Vettel no supere el décimo lugar.
Como dato curioso, decir que fue en este circuito de Sao Paulo, donde Fernando Alonso se coronó doble campeón mundial en los años 2005 y 2006, ambos con Ferrari, pero sin ganar la competencia.

[email protected]