Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 27 Octubre, 2012


No sé si ustedes sienten la misma impotencia que yo, cuando a la Selección Nacional o a alguno de nuestros equipos, les meten un gol, con el marcador 0-0, digamos que empezando el primer tiempo.
Da la sensación de que ya se perdió el partido.
Se nos retrata casi de inmediato una frustración, pues sentimos o percibimos como un imposible que la Tricolor o los equipos, puedan meter un par de goles y revertir la ruta de la derrota.
Por lo menos, cuando los Tigres le metieron a la Liga el primero, apenas en el minuto cuatro, di por sentenciado el juego y estoy totalmente seguro que una inmensa mayoría de costarricenses pensaron lo mismo.
Desde luego que se han presentado excepciones y hay muchas excepciones, pero en este declive monumental que muestra el fútbol costarricense, que transita uno de sus peores momentos en cuanto a calidad, impera esta sensación.
¿Por qué con un gol en contra y con 86 minutos de juego, sentimos que los equipos costarricenses ya lo perdieron o no tienen la capacidad de reaccionar?
Una primera respuesta a esta pregunta, de varias que se pueden reunir, nos remite a ese desastre táctico que están presentando los mejores o menos malos clubes de nuestra primera división, de jugar sin delanteros.
Se está haciendo una pésima costumbre en el fútbol costarricense, no alinear delanteros, ya sea porque no existen, porque son muy malos o porque los directores técnicos con un temor enfermizo a perder los partidos no los alinean.
Aquel Herediano campeón con Odir, daba gusto con la Flecha Barbosa, Mambo Núñez, Minor Díaz, Anderson Andrade y otros, pero este Alajuelense, el mismo Saprissa; el Cartaginés, simple y llanamente no tienen delanteros y si los tienen, sus entrenadores no los ponen.
Cuando discutimos quiénes pueden ser los atacantes de la Selección Nacional, hablamos de Saborío, ahora Lagos que está de moda y casi que nadie más. Esto es muy grave; es un tumor letal en el cuerpo del fútbol costarricense.
Estamos claros que la humillante derrota del Alajuelense en México, pasa primero por lo que ya finalmente miles de ilusos están aceptando, la superioridad de su fútbol sobre el nuestro, pero mucho de lo demás pasa por la mediocridad de nuestro campeonato, ahora más pobre y raquítico que nunca, responsabilidad de estrategas que hace rato botaron a la basura aquella máxima de que la mejor defensa es el ataque.
¡Cómo atacar sin atacantes!

[email protected]