Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 21 Septiembre, 2012


¿Cuáles jugadores extranjeros han sido determinantes en sus respectivos equipos en este campeonato?
No llegan ni a seis.
El panameño Brunet Hay en Pérez Zeledón, uno de los goleadores del torneo; los dos foráneos del Cartaginés, el mediocampista mexicano Erick Ponce y el ariete charrúa José Iván Pailos; el argentino Emiliano Gómez de Santos y su compatriota Ismael Gómez, ariete del Herediano y pare de contar.

En una segunda hilera, Rodrigo de Souza de Limón; Cleber Lucas de San Carlos y quizá, José Carlos Cancela del Saprissa. Los demás, total y absolutamente prescindibles.
Entonces… ¿por qué tanto alboroto de los dirigentes en este desmadre que se armó, dadas las medidas ordenadas por Migración?
Sinceramente, por lo actuado en las diez primeras fechas del campeonato, absolutamente a ninguno de los futbolistas extranjeros se les puede etiquetar como imprescindibles o indispensables y que si no juegan la derrota de sus equipos está asegurada.
Sin duda que el equipo más perjudicado sería el Cartaginés; sin embargo, una ausencia temporal de Pailos puede ser asumida con una tripleta de ataque que formen Lezcano, Chiqui Brenes y Mitchell, y en la cintura, Valverde, Arauz y Pablo Brenes pueden hacer mermar la ausencia de Ponce.
Es más “jodido” para Pérez sustituir a Hay; su técnico tendría que variar el sistema de juego y jugar con dos puntas en lugar de un solo ariete.
Dado el despelote que se armó y, sobre todo, debido a la conducta no apegada a derecho de algunos representantes de los clubes que se consideran más afectados por las órdenes de Migración, que llegaron el pasado miércoles incluso a amenazas de chantaje al trabajo de la Selección Nacional de cara al juego en El Salvador, no cabe más que tolerancia y paciencia de parte de la Federación y la Unafut y miles de miles de metros de reflexión de los representes de los equipos en procura de una solución.
De esta confrontación, la que tiene que resultar vencedora es la ley. Que tengan razón los que defienden la ley; que la sanción caiga sobre quienes la irrespetan. Así de fácil.
Se debe buscar la ruta de aligeramiento de trámites migratorios para estar a derecho, pero nunca ceder a presiones de ciertos dirigentes que desean manejar el fútbol de acuerdo con caprichos y antojos.
Este pulso tiene que ganarlo el derecho.

[email protected]