Logo La República

Lunes, 19 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


NOTA TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Miércoles 15 agosto, 2012



Sergio Molina, entrenador de alto rendimiento, publicó en su Facebook un artículo, del que, con autorización, reproducimos algunos párrafos.
“A pesar de tener ciertas limitaciones biomecánicas desde su nacimiento, el atleta sudafricano Oscar Pistorius nunca ha puesto ninguna justificación a cada una de sus actuaciones. Ni cuando se ha caído y se ha raspado, ni cuando ingresa a su zona de calentamiento al competir y lo dejan más del tiempo requerido. Ni pone excusas del calor o la temperatura.
Tampoco la gente en su país lo mira como una persona que da lástima, ni que hay que hacerlo héroe nacional cuando se cae y se vuelve a poner de pie y termina su carrera. En deporte es parte de la naturaleza los obstáculos.
Hay tanta carencia de ídolos positivos en este país que cualquiera es un héroe nacional sin merecerlo, como la burla de los políticos de que cualquiera es diputado sin merecerlo o cualquiera llega a la Presidencia del Poder Legislativo por tener la mejor verborrea posible.
Aparte, el sudafricano no es un atleta que interpreta su preparación a como se le antoja y sabe que en atletismo y en disciplinas de carácter individual todo se planifica.
Oscar Pistorius se ha ganado el respeto del público, de las autoridades deportivas sudafricanas, de los organismos internacionales del deporte y de la prensa mundial porque es una persona sencilla, humilde y amable. Además, es conocido por su apoyo a las nobles causas como la fundación de niños con condiciones de limitaciones físicas iguales a la de él.
Pistorius es un ejemplo de que en la alta competición no valen las excusas ni de él ni de sus entrenadores. Las excusas siempre serán de aquellos que consideran que ir a unos Juegos Olímpicos con solo hacer la marca ya se justifica su participación y no hay por qué seguir mejorando.
Cuando dejemos de justificar todo lo que hagamos en el deporte nacional, es cuando empezaremos a crecer. Oscar Pistorius en un grande porque a pesar de sus limitaciones nunca se ha quejado. En Costa Rica, la mayoría se queja y con todas sus capacidades físicas intactas, por eso seguiremos siendo enanos con el respeto que me merecen los pequeños.
¿Cuándo iremos a salir de tanta mediocridad y de tantas excusas baratas en el deporte y en el acontecer nacional, que tratan de justificar siempre las ya conocidas falencias individuales o estructurales?”.

[email protected]