Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 9 Agosto, 2012


Duele el fallecimiento de don Mario Chacón.
El Lic. Mario Chacón Soto, quien fuera presidente de Liga Deportiva Alajuelense, se fue pero dejó valiosos recuerdos de amistad sincera.

Fue un dirigente noble, transparente, humilde, sin poses; fue un jerarca de pueblo, porque los manudos lo hallaban en las calles de la ciudad o sentado en una banca del parque, “a pata” del estadio a su bufete o de los entrenamientos a los estrados judiciales.
Muchas noches, como federativo o representante de la Liga, la defendió con pasión en la Casa de los Sustos en la Sabana, porque la amaba solo un poco menos que a su querida Sonia, una mujer excepcional con la que tuvimos la suerte de compartir, cuando nos tocó dar cobertura a la Fedefútbol o acompañar a los rojinegros en alguna gira al exterior. Sonia y Mario fueron inseparables y también caminaron unidos en los senderos del fútbol.
Don Mario tuvo una gran virtud, que es la que más cuesta a los pedantes: ser amigo de la prensa.
Nunca, pero nunca, por más engorroso que fuera el tema, se les negó a los periodistas deportivos, que tuvimos en don Mario a una fuente de lujo para conocer de la Liga o la Selección Nacional a la que acompañó como delegado en muchos viajes y torneos al exterior.
Ascendió por méritos propios a la posición más alta de uno de los clubes más grandes del fútbol costarricense y jamás se mareó por el puesto.
Una ingrata enfermedad lo atrapó joven aún, cuando le quedaban muchos años para dedicárselos al Alajuelense y al deporte que lo apasionaba. Entonces, se vio obligado a alejarse de los escenarios deportivos, pero en cada ocasión que pudo visitar el Morera Soto recibió el abrazo y reconocimiento de la gran familia manuda que supo responderle a tantos años de entrega de don Mario a la causa eriza.
En la temporada anterior la junta directiva le dedicó un partido y fue esa la última vez que vimos con vida al jerarca local, caminando pausadamente hacia el centro del campo para hacer el saque de honor.
¡Honor!
Honor a quien honor merece.
Mario Chacón Soto fue un hombre de honor; de honor y orgullo rojinegro, colores que honró y defendió en ocasiones como dirigente; en otras como abogado con inusitada pasión.
Confiamos en que en algún espacio del estadio Alejandro Morera Soto, la actual directiva de la Liga inmortalice el nombre de don Mario, para que su legado no se borre nunca de la conciencia rojinegra.

[email protected]