Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 2 Agosto, 2012


Los socios, fanáticos, aficionados y seguidores del campeón nacional, Club Sport Herediano, resultaron un lamentable fracaso.
Por lo visto con la asistencia al primer partido del monarca en la Concachampions, de local y jugando contra uno de los mejores equipos de la MLS, Alvaro Saborío incluido, está claro que a los seguidores del “Team” solo les interesaba quitarse de encima el trauma de 19 temporadas sin corona y una vez celebrada la conquista de la estrella 22, todos se volvieron a esconder dentro de sus casas.

¿Dónde estaban la noche del martes, los miles de miles de miles de seguidores del Herediano que se tiraron a la calle e inundaron calles y aceras para recibir al rey del campeonato que venía coronado desde Guápiles?.
¿Qué pasó fanáticos del “Team”?
¿Solo querían el título?
¿Se llenaron el estómago con tan poco?
¿Dónde quedó la pasión herediana?
¿Se les olvidó a los aficionados rojiamarillos que forman parte de un equipo calificado desde hace más de medio siglo como el de las más grandes jornadas internacionales?
Precisamente, derrotando al Real Salt Lake en la competencia de clubes más relevante de Concacaf, el Herediano hizo honor a un calificativo que honra su historia.
¡Qué frustración!
Dos mil aficionados se hicieron presentes en el Estadio Nacional, a mirar el primer juego del campeón nacional de una competencia que puede catapultarlo al Mundial de Clubes.
Sinceramente no creemos ni por asomo, que los seguidores del Saprissa o Alajuelense, le hubieran hecho ese desaire al equipo de sus amores en circunstancias semejantes.
¡Cómo no llegaron ni 3 mil heredianos a este compromiso tan relevante!
Comportándose de esta forma, jamás el Herediano puede convertirse en un equipo grande; los grandes urgen de la comunión con sus seguidores.
Resulta que los fanáticos del Herediano llenaron el Rosabal Cordero en un partido benéfico y les regalaron a los jugadores campeones el total de la recaudación, para resarcir los conocidos retrasos en cancelación de salarios y premios, tan comunes y reiterativos a los futbolistas de parte de la dirigencia del club, pero luego lo abandonan en un evento mucho más relevante y trascendente.
Con ese retiro masivo al primer juego del “Team” en Concachampions, los socios, fanáticos, seguidores y aficionados del Herediano, demostraron que no sienten ninguna pasión por los colores del equipo.

[email protected]