Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 16 Junio, 2012


Si de algo me siento orgulloso como periodista es de pertenecer a la planilla del Semanario Universidad.
Sumo muchísimos años trabajando para el Semanario en su sección deportiva y formo parte de la amplia, honesta y respetable familia de un periódico serio, incómodo y distinto.
Y no es diferente por ser Semanario y no diario.
No es distinto porque se publica una vez por semana y otros todos los días.
El Semanario Universidad es diferente por el profesionalismo de los diferentes directores que ha tenido a lo largo de su existencia, que han sabido inculcar a sus redactores, desde que inician en ese medio sus prácticas como estudiantes de comunicación, que se puede ofrecer a los lectores otro tipo de periodismo, basado en la seriedad y el equilibrio de la investigación.
El Semanario Universidad incomoda y ha incomodado de siempre a un sector numeroso de las autoridades universitarias, con las excepciones de rigor, como la que se disfrutó en la sala de redacción bajo el mandato de la exrectora Yamileth González.
Hay rectores que quieren enjaular al Semanario en la ciudad universitaria; les da pánico que los tentáculos de las investigaciones periodísticas que se planifican en UNIVERSIDAD y que hacen temblar a políticos y funcionarios corruptos, que quedan desnudados en las páginas de este periódico distinto, los comprometan.
Resulta inadmisible entonces y ha provocado un repudio general en la amplia familia que comprende el Semanario, entre periodistas, personal administrativo, columnistas y lectores, la desafortunada decisión del señor rector, Henning Jensen, de cortar la permanencia de la laureada periodista Laura Martínez como Directora de UNIVERSIDAD, quizá en el punto más alto a todo nivel que ha tenido este medio de comunicación en su ejemplar trayectoria.
¿Le estarán cobrando y con intereses de usura a Laura y a su personal, la publicación y posterior investigación del famoso Memorando?
¿A quién o a quiénes les incomodan tanto las investigaciones del Semanario, ejemplares, equilibradas, brillantes lecciones de periodismo para las nuevas generaciones?
¿Por qué Jensen le corta la cabeza a Laura, sin un solo argumento periodístico y amparado solamente en su derecho a escoger gente de confianza en la administración que se inicia?
¿De confianza o servil, señor Jensen?
El paso en falso del señor rector ha sido descomunal; tiene tiempo y espacio para corregirlo; o se luce o se hunde, así de fácil.

[email protected]