Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 21 Noviembre, 2011


Alexandre Guimaraes se dispuso a imitar lo hecho por Jorge Luis Pinto en el partido ante España y cuando el Saprissa le ganaba con cierta dificultad a Santos dos goles por uno, después de un primer tiempo exquisito en ataque, apenas en el minuto 55, decidió sacar de la cancha a uno de los gestores del gran fútbol de su equipo, Michael Ortiz y se le hundió el barco.
Entró Esteban Sirias por Ortiz, Ricardo Blanco pasó al carril derecho; adelantaron a Jordan Smith, pero ya Santos había metido un cuchillo por la franja derecha de su ataque, Verny Scott, quien se juntó con Juan Diego Madrigal y Osvaldo Rodríguez para cortar como mantequilla a la retaguardia visitante.

Santos cuenta con mediocampistas talentosos y ese binomio de Osvaldo y Farrier es de cuidado, de manera que cuando Gustavo Martínez, técnico santista lo reforzó con Scott y Wonder Charpentier, Santos dio cuatro pasos adelante y le volcó el resultado al Saprissa.
Estamos claros que Saprissa descansó a jugadores vitales de su formación como Bolívar, Sequeira, Mooke, Centeno y Arrieta, prácticamente medio equipo, pero ahora esa medida tiene un costo: cerrar la semifinal en el Morera Soto. Antes de este traspié la cosa estaba al revés.
El sábado por la noche, un Orión bien parado y con buena nómina, puso al Alajuelense contra la pared en dos oportunidades, le fue ganando 1-0 y 2-1, pero al quedar diezmada la formación por la expulsión de Kevin Arrieta que jugaba muy bien, el anfitrión metió el acelerador y recurrió a la velocidad de los pequeños aviones, Allen Guevara y Argenis Fernández y pudo darle una voltereta al marcador. Al final ganó el Alajuelense 4-2, victoria que combinada con la derrota dominguera de los morados, le dio un vuelco a las sedes. Ahora, los rojinegros cierran en casa.
En otro juego crucial y gracias a la irresponsabilidad de la UNAFUT, al Herediano se le dio la oportunidad de “escoger” a su rival en la semifinal del campeonato, cuando cerró en horas de la tarde contra San Carlos en Ciudad Quesada.
Si ganaba o empataba quedaba primero y le tocaba el Cartaginés, pero si perdía quedaba segundo y le tocaba el Saprissa. Esta ventaja a uno de los protagonistas del cierre del torneo no debe repetirse. Finalmente, Herediano aplastó a San Carlos y con su primerísimo lugar se hizo justicia. Va contra Cartaginés, siempre feliz de la vida en su exclusivo “cuarto”.

[email protected]