Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 17 Noviembre, 2011


¿Por qué Jorge Luis Pinto metió a jugar contra España, uno por uno, a cuatro de los jugadores más cuestionados del desastroso partido contra Panamá?
¿Fue por táctica?
¿Fue para darles otra oportunidad?
¿Fue un desafío hacia los aficionados y la prensa deportiva?
Respetamos profundamente a todos los jugadores integrantes de la Selección Nacional.
Si forman parte de la máxima representación del fútbol de una nación es porque el director técnico que la escoge, confía en sus capacidades o tiene proyectadas para estos jugadores ideas tácticas que los legos no captamos.

Entonces, mis respetos para José Luis López, Winston Parks, Carlos Hernández y Junior Díaz; ellos fueron convocados a la Selección Nacional porque el entrenador los considera capacitados para pertenecer a ella.
Pero y lamentablemente, cuando la masa se empieza a meter con ciertos jugadores, el entrenador debe tener mucha cautela y lo peor que puede hacer es enterrarse con ellos.
Alexandre Guimaraes, principal causante de que Erick Scott fichara con Saprissa, tuvo que ceder a las presiones de una afición hostil que no deja jugar al futbolista. En un principio, Guimaraes desafió los gritos de protesta de la masa morada y alineaba al ariete bajo el concierto de silbidos en las gradas. Inteligentemente, don Alexandre decidió “esconder” a Scott, lo sacó de la plaza de Tibás y lo pone en territorios lejanos.
No vayamos tan lejos.
¿Qué le pasó a Cristian Lagos en el Alajuelense?
Lo mismo que a Scott.
La fanaticada de la Liga nunca lo aceptó y el delantero fue rechiflado del primero hasta el último partido con los rojinegros. Oscar Ramírez, primero lo desapareció del mapa y luego, cuando le dio un par de oportunidades y el concierto de pito seguía en el Morera Soto, decidió separarlo del equipo.
No estamos hablando de justicias o injusticias.
Nos referimos a hechos reales.
Los cuatro jugadores que metió Pinto contra España, fueron rechiflados por los aficionados. Injusto, pero verídico.
Pinto mandó a la guerra al Pupy, a Hernández, a Parks y a Junior y con sus decisiones llenó el entorno del Estadio Nacional de un ambiente negativo, de pesimismo que finalmente deparó el empate de los españoles.
¿Qué necesidad tenía don Jorge de destrozar mentalmente a estos cuatro futbolistas?
Volvemos a la interrogante inicial.
¿Solo él sabrá por qué los metió?

[email protected]