Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 10 Noviembre, 2011


El ingeniero Jorge Guido Delgado nos envió un comentario referente a los clásicos.
Como anoche se jugó uno, vale la pena repasar lo que analiza.
“Es interesante oír los lugares comunes en que se cae cuando de un clásico se trata, y que no dejan de ser falacias que se dicen y nimiedades de parte de jugadores, entrenadores y directivos. Hasta los periodistas deportivos caen en la misma trampa pues deberían ser más críticos del mismo.
Falacias dichas:
1-El clásico es un partido aparte: falso.
Valen los mismos tres puntos para el ganador y si empatan vale un punto para cada uno, es parte de la programación normal del campeonato y se juega de acuerdo con el calendario con las mismas reglas de la FIFA, por tanto no tiene nada aparte.
2-El clásico es un partido diferente: falso.
Juegan 11 contra 11 en una cancha marcada para jugar fútbol, la pelota es redonda en los mismos estadios con un árbitro y dos guardalíneas y gana el que mete más goles en el marco contrario, la cancha es rectangular, ni cuadrada ni redonda ni más pequeña.
3-En el clásico puede pasar cualquier cosa: falso, lo único que puede pasar es que gane uno y pierda el otro o que empaten, lo demás es normal, que expulsen jugadores, o amonesten, para eso están los árbitros, para que sucedan las cosas normalmente, si suceden cosas extraordinarias serían extrafutbolísticas o vandalismos por la falta de autoridad de los encargados de controlar el desborde pasional de los aficionados.
4-Es un partido que todos quieren jugarlo: falso.
Los únicos que no se lo quieren perder son los jugadores y son solo 22 por bando, de los cuales 11 titulares y cinco suplentes podrían jugarlo por equipo, los demás somos simples espectadores y no podemos hacer nada para jugarlo. El reto de los jugadores es jugarlo bien, con gallardía, coraje y buena técnica y pundonor deportivo.
5-El clásico cualquiera de los dos puede ganarlo: esto es cierto para todos los partidos de fútbol del mundo y una verdadera perogrullada; también podría quedar empate.
Lo demás es pura paja y poco o nada aportan las banales entrevistas que se les hacen a los actores principales, jugadores y técnicos, previas al clásico. Puros lugares comunes en los comentarios y preguntas sin profundidad de parte de los periodistas”.

[email protected]