Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 3 Noviembre, 2011


Qué lástima que por diferentes circunstancias, no se pudo mantener unida la Selección Nacional, cuarto lugar del Mundial en Egipto.
En el fútbol actual los jóvenes talentos buscan hacerse millonarios de la noche al día, como dice el anuncio de la lotería, y los grandes clubes del planeta, inundados en dólares andan a la caza de estos juveniles jugadores para llevarlos a sus filas con jugosas contrataciones.
Los mundialistas de Egipto desde luego que llamaron la atención y a Ronald González muy rápido se le desgranó la mazorca, desde el portero Esteban Alvarado, el mejor de aquel Mundial, hasta el artillero Marco Ureña, hoy escondido en el fútbol ruso, ganando buen billete aunque no juega con regularidad.
Diego Madrigal, uno de los talentos de aquel seleccionado fue a dar hasta Paraguay donde firmó con el Cerro Porteño pero no vio acción; el otro Diego, Estrada, el de la Liga, cortó su proyección en la divisa rojinegra obsesionado por jugar en el extranjero y recaló en las divisiones inferiores del Zaragoza de España.
Pedrito Leal… ¿dónde se metió el carrilero chuchequero?
Lo cierto es que si abrimos un paréntesis desde el día que Costa Rica disputó con Hungría el tercer lugar del Mundial y lo cerramos la noche de hoy, cuando esta misma Selección va a definir un repechaje para clasificarse al preolímpico en Londres, mucha agua corrió bajo el puente.
Soy del criterio que a Ronald González le rompieron el grupo; se lo rompió Ricardo La Volpe; se lo rompieron los fichajes en el extranjero y se lo partieron los propios clubes nacionales empeñados en no ceder a sus futbolistas para que trabajen a tiempo completo con la “olímpica”.
Los mundialistas de Egipto no tuvieron continuidad; cada uno agarró por su lado, otros ascendieron muy rápido a la titularidad en sus clubes e incluso pasaron a formar parte de la Selección Mayor, otros desaparecieron del mapa y están sentados en la banca con cero protagonismo.
No creemos que esta buena generación de jugadores se haya desperdiciado o mucho menos perdido pero sí ha sido un grupo con demasiadas interferencias y al que le han cargado excesivos obstáculos. Confiamos en que a pesar de tanta espina puesta en la ruta, saque esta noche el resultado, elimine a los canaleros, luego clasifique a los Olímpicos para ver si en Londres, Ronald puede juntar gran parte del grupo que se consagró en Egipto.

[email protected]