Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 13 Septiembre, 2011


Jorge A. Alvarado nos envió el siguiente comentario.
“Con bombos y platillos se han dado los precios a cobrar para el partido Costa Rica-Brasil: 40.000 colones graderías Norte y Sur; 60.000 graderías Este-Oeste; 95.000 colones los campos delante de estas graderías. Con un cálculo empírico y suponiendo un lleno total, sean los 35.000 campos que tiene el Estadio, llegaríamos a las siguientes cifras, según mis supuestos:
6.000 personas a gradería sur y norte a 40.000, da 240.000.000
23.000 personas a gradería este y oeste a 60.000, da 1.380.000.000
6.000 personas a gradería preferencial este-oeste, a 95.000, da 590.000.000
35.000 personas pagarían 2.190.000.000
Si la Selección brasileña cobrara $1.000.000 al tipo de cambio de 510, serían 510.000.000 colones.
Si a esto le agregamos los impuestos locales por entrada, gastos de hotel (todos)150.000.000 colones.
Los gastos de alojamiento, alimentación, transporte y gastos de viaje jugadores ticos 100.000.000 colones. Imprevistos: 40.000.000 de colones
Costos presentación selección de Brasil: 800.000.000
Excedente de esta programación: 1.390.000.000 de colones
Ustedes los periodistas deberían interesarse por dar a conocer a los aficionados, no la trascendencia de la presentación de la selección brasileña con sus estrellas, sino los cálculos presupuestarios elaborados por la Federación de Futbol para programar estas presentación en función de ingresos y egresos, con todo detalle, y la determinación del costo de las entradas por sector en función de la relación costo/beneficio...porque no podemos entender como la Federación piensa hacer clavos de oro con esta presentación a costa del bolsillo de los aficionados que tendrán ante sí la presentación de aquella Selección, con el atractivo que conlleva.
Muchos aficionados posiblemente tendrán que hacer egresos desproporcionados a sus ingresos para disfrutar del espectáculo (endeudarse). Importante es que los aficionados conozcan, cuánto cobrará la selección brasileña por su participación, aparte de los gastos inherentes a su estadía en Costa Rica.
¿Es justo y necesario incurrir en gastos de tanta magnitud y afectar los bolsillos de los costarricenses en la forma en que se pretende? ¿Y la Defensoría del Consumidor qué hace?

[email protected]