Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 22 Agosto, 2011


Al Deportivo Saprissa y, por consiguiente, a Alexandre Guimaraes no les están saliendo bien las cosas y es tan preocupante su penúltima posición en la clasificación, como los 13 puntos que le lleva de ventaja su acérrimo rival, el Alajuelense, apenas en el primer tercio del certamen. La diferencia es monumental y si no se presenta una reacción temprana de los morados, no solo les será difícil dar caza a los manudos, sino que se les va a complicar el pasaporte a la segunda fase.
En defensa el Saprissa acusa la ausencia de su líder, Víctor Cordero; por ahora no es posible ubicar a otro compañero con su liderazgo; a Douglas Sequeira le hacen mucha falta Víctor y Gabriel Badilla, de desafortunado trabajo ayer en el Fello Meza (cometió un penal y le puso a Chiqui el triunfo), no es un jugador de fácil control emocional.
Además, el Saprissa estrena carrileros, Heiner Mora y Kraesker Mooke, detalle que unido al retiro de Cordero, obliga a Guimaraes casi a comenzar de cero en esa zona.
En el medio campo, hay un jugador que era vital en la nueva temporada y que fue pedido a gritos por los fanáticos del equipo para que regresara al club, quien no se ha podido acomodar al sistema que desea su entrenador. Desde luego que hablamos de Manfred Russell. Este joven mediocampista que fue figura determinante para que San Carlos conquistara el subcampeonato, se ha convertido en un jugador más de la formación capitalina, sin marcar absolutamente ningún tipo de diferencia.
Ayer en Cartago, al final del partido, Guimaraes, sin dar nombres lo dio a entender: “necesitamos más volumen de juego en ataque; urgimos mayores penetraciones; en el primer tiempo no generamos las suficientes acciones ofensivas, tema que mejoramos en la segunda parte”, expresó el timonel.
O a Manfred no le han sabido encontrar la ubicación para que se suelte o el futbolista no la encuentra; ayer lo vimos muy pegado a Sequeira y a David Guzmán, como un tercer volante de marca, lo que dejó ayunos de balones a Jairo Arrieta y a Alonso Solís, este último fácil presa de las tenazas de Andrés Sanabria.
En ataque, Saprissa por ahora no presenta mayor peligro; Erick Scott el fichaje estrella no pesa; Jairo Arrieta busca el gol y no lo encuentra (está bien salado); Josué Martínez se lesionó, de forma que a Guimaraes se le hace difícil hallar la fórmula que lo lleve al gol.

[email protected]