Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 6 Agosto, 2011


Furiosos salieron los fanáticos de la Liga el pasado jueves al final del partido.
Y me parece que en esta ocasión, no solo fueron los fanáticos quienes salieron molestos con el técnico del equipo Oscar Ramírez, sino también muchos seguidores rojinegros más analíticos y pensantes.
Si bien es cierto el gol del Saprissa fue circunstancial, como llegó, igual no llega, el clásico y los hechos que se fueron presentado en su desarrollo obligaban al entrenador anfitrión a una estrategia diferente, mucho más agresiva y no tan moderada y cautelosa.
Ese empate del Saprissa en el minuto 91, logrado con un jugador menos en la cancha, con el marcador en contra desde el primer tiempo, con un hombre menos y de nombre Walter Centeno, los fanáticos manudos no se lo van a perdonar al “Machillo” y se lo empezaron a reclamar un segundo después de que concluyó el juego.
Desde luego que los títulos que se conquistan, tapan todas las bocas; el bicampeonato del Alajuelense le da a Oscar Ramírez sitial de privilegio y pareciera, al término de cada torneo, que con la Copa en casa, fue él quien tuvo la razón.
Sin embargo, con presentaciones tan prudentes y calculadas como la que ofreció la Liga en su patio, cuando lo tenía todo para aplastar o mínimo, arriesgar mucho más, crece la fama de que don Oscar es un estratega demasiado científico y que maneja unos conceptos tácticos que todavía no entiende ni comprende la afición. La prensa tampoco.
Cuando el Alajuelense pierde, las explicaciones que da su entrenador son difíciles de asimilar. Ramírez maneja unos conceptos tácticos muy personales y cuando el público quiere acción, velocidad, explosividad, ataque y goles, el Macho nos sale con equilibrio, posesión y control del balón, ubicación del jugador en el campo, orden, presión y otras yerbas aromáticas que no las huele ni las asimila el fanático, porque este simplemente sueña con un partido diferente.
Quien sí se lució en el juego como estratega fue Alexandre Guimaraes; el clásico lo fue llevando a tomar decisiones tácticas difíciles, contra el reloj y apremiantes; su alineación se le descompuso y la rearmó tres veces y al final, ese empate fue un triunfo. Gran debut de Guima en el escenario patrio.

[email protected]