Logo La República

Sábado, 17 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


NOTA TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Viernes 22 julio, 2011



En una reunión de amigos la noche del miércoles, el empresario Antonio Torelli me lanzó una pregunta y no tuve respuesta.
¿No será que Joel Campbell no pasó la prueba médica?
¿Por qué desapareció de escena apenas terminó la sesión con el médico?
Recordemos que el futbolista tenía una reunión final y determinante con el representante del Arsenal, una vez que terminara el examen médico. El jugador salió del consultorio, habló con su padre y no acudió a la cita donde supuestamente se sellaría su traspaso al Arsenal.
¿Qué sucede (decía don Antonio), si el doctor le encontró “algo” al futbolista?
¿Qué sucede (preguntaba don Antonio), si ese “algo”, podía dar al traste con la contratación?
Puede que el médico que valoró al jugador, halló alguna molestia pasajera en su salud, que desaparece con el tiempo y la familia del futbolista prefirió presentarse pleno de salud para analizar esta u otras ofertas.
¿Qué tal si el médico le dice a Campbell?
Con el resultado de este examen, no ten van a firmar.
Mejor esperemos.
El argumento del señor Torelli no se puede desestimar.
Al fin de cuentas: ¿alguien conoce el parte médico?
¿Puede divulgarlo el médico que valoró a Campbell o es secreto profesional?
Cambiando de tema, la proeza del ciclista Andrey Amador en el Tour de Francia, luego de cumplir con esa etapa extraordinaria el pasado miércoles, es una de las hazañas más grandes y memorables del deporte costarricense.
Andrey tiene que ser recibido como un héroe nacional deportivo a su regreso al país y en la Galería de los Inmortales del Deporte pueden irle guardando su “campito” cuando llegue su retiro.
Es que no es solo la lesión en su tobillo en la primera etapa del Tour que le puso el trabajo cuesta arriba.
Es que está el asalto de que fue objeto el pedalista donde prácticamente lo quebraron y partieron en tres y obligó a cirugías delicadas. Es que está la fractura de su clavícula en otro accidente.
Este Andrey Amador es un deportista de acero y con una hombría bien puesta; sé poco o nada de ciclismo, pero los que saben y conocen, como Eduardo “Bayo” Mora y otros analistas de este deporte tan varonil y de adrenalina químicamente pura, afirman que lo logrado por Andrey en el Tour y sobre todo esa etapa del miércoles, es de lo más grande y monumental que le ha sucedido al deporte costarricense en toda su historia.

[email protected]