Logo La República

Lunes, 12 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


NOTA TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Lunes 30 mayo, 2011



¿Para dónde vamos?
Bueno… vamos para Copa Oro y Copa América.
Un día antes del partido Costa Rica y Argentina, le preguntaron a Ricardo La Volpe por qué formaría con Oscar Duarte en la defensa, si no jugaba regularmente en el Saprissa y respondió más o menos que él se fija en el trabajo de los jugadores en los entrenamientos y confía plenamente en los que convoca.
El viernes de la semana pasada, le preguntaron que de dónde había sacado al joven defensa Francisco Calvo, al que prácticamente ya lo subió al avión que viajará hacia Argentina a la Copa América y con el desplante que lo caracteriza, dio a entender que Calvo, no solo está para la Copa América, sino que tendría una oportunidad de jugar contra Nigeria, como en verdad la tuvo.
Lo preocupante fue que para argumentar la convocatoria de Calvo y su eventual alineación ante las “Aguilas”, el técnico de la Selección, le dijo a la prensa que confiaba en Francisco, que lo vio entrenar, qué él es el que manda, convoca y alinea y que además (y esto es lo desconcertante), agregó que cómo no va a jugar Calvo, que está activo en el fútbol de Estados Unidos, si otros jugadores de su misma posición, no están jugando en sus respectivos equipos y puso tres ejemplos: Oscar Duarte (Saprissa), Henry Fajardo (Santos) y Derrick Johnson (Limón).
La contradicción en los procederes de don Ricardo son evidentes.
Primero le otorga la titularidad a Duarte contra Argentina, a pesar de que no tiene regularidad en el Saprissa, pero ahora se la niega, porque no juega, para justificar la presencia de Calvo, un joven quien no tiene vela en este funeral y que jugó bien ayer ante Nigeria.
El problema ni es él, ni es con él.
La confusión la presenta La Volpe, quien, como gusta de eludir a la prensa y son muy escasas y escuetas sus manifestaciones y más aún sus explicaciones, cuesta saber el rumbo que lleva su equipo.
Si Copa Oro se juega en Estados Unidos, la lógica indicar citar a los ticos de la MLS: Miller, Segares y Umaña. No hay explicación para la separación de Randall Azofeifa ni Michael Barrantes.
Y si Jafet y el yerno de don Richard fueron a Europa a arreglar permisos… ¿qué pasó con Marco Ureña y Bryan Oviedo?
Mucho huele feo en la casa de los sustos y se presentan no sustos… espantos, con los contratos que firma Eduardo Li, por lo visto, sin leerlos. Nigeria también nos agarró de majes.

[email protected]