Logo La República

Sábado, 17 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


NOTA TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Sábado 07 mayo, 2011



¡Qué difícil entender y comprender el picadillo de papa que está cocinando la nueva dirigencia del Saprissa!
Todo lo están haciendo al revés.
Si no existe ninguna prisa, la lógica dictaba que el paso número uno, luego de ser destituido Juan Manuel Alvarez, era nombrar al nuevo director técnico; a este le tocaba pedir la continuación de Marcelo Tulbovitz o su destitución, igual que la de otros miembros del cuerpo técnico y desde luego, configurar la nueva nómina.
Si todo esto se está ejecutando desde el anonimato y ya la prensa deportiva empezó a especular sobre las decisiones que toma el “entrenador fantasma” del Saprissa, no parece ser una conducta transparente y correcta de quienes comandan el “Horizonte Morado”.
Retornando al primer juego de la final que empezamos a analizar ayer, decíamos que el equipo más veloz y explosivo del campeonato, que es la Liga cuando Oscar Ramírez se lo propone, se va a enfrentar al rival más ordenado tácticamente del torneo, que son los sancarleños y en este detalle que resalta la principal virtud de cada uno de los contendientes a la corona, radica el suceso que puede marcar la diferencia.
Lo interesante es que a San Carlos puede que no le alcance en su patio el ser una formación ordenada y esté urgida de pique, explosividad y velocidad, porque la Liga le puede oponer como visita, también una formación prudente, cauta, que espere la reacción inicial del enemigo, sin necesidad de írsele encima como lo hicieron en su casa ante el Herediano.
Porque si San Carlos derrota al Alajuelense, se le puede cerrar en el Morera Soto con solo que Daniel Casas retorne a una de sus formaciones iniciales preferidas (¿la recuerdan?), con tres volantes de marca: Acosta, Montoya y Geiner Segura que sale de una lesión, a los que se agregan Michael Mora y los cuatro hombres de retaguardia: Valverde, Bello, Monguío y Portuguez.
Nos parece que el gran atractivo de esta final es que San Carlos, en casa, debe jugar al estilo de la Liga contra Heredia y salir a embestir desde el primer minuto y luego en Alajuela, volver a su sistema original; en cambio, el Alajuelense, en Ciudad Quesada, debería jugar como lo hace normalmente San Carlos (cauto y reservado) y, depende el marcador final, soltar los perros en el juego de vuelta.

[email protected]