Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 18 Abril, 2011


Don Eduardo Li tiene que refrescarse.
Nos da la impresión de que entre la monumental distracción que a su gestión concedió todo lo relativo a la inauguración del Estadio Nacional, a lo que se le agrega la visita del jerarca de la FIFA, el nuevo San Nicolás, Josep Blatter, quien hizo un recorrido por Centroamérica repartiendo desde su trineo dólares a cambio de votos y hablando bellezas reales e irreales sobre el fútbol de cada uno de estas naciones, que él lo sabe mediocre pero lo esconde (diplomático al fin), al mandamás de la casa de los sustos le están metiendo gato por libre y, o se hace el tonto o está demostrando una repentina incapacidad para cumplir con su puesto.
La agarrada de chancho que nos dieron los argentinos o sus representantes a la hora de establecer las cláusulas del contrato que traería al país a la selección albiceleste, ha sido comentada de sobra. Que don Eduardo haya aceptado que las estrellas de ese seleccionado solo tenían que venir en el avión, pero no estaban obligados a jugar, fue la inocentada del siglo.
Pero, faltaba más, ya nada que ver con el Estadio, sino con el campeonato; nuestro nunca bien ponderado artesanal campeonato. Entonces, nos dimos cuenta que mientras Eduardo Li queda embelesado por las frases de elogio de Blatter, al proyecto gol, al nuevo Estadio; ríe y sonríe Li mientras el hombre fuerte de FIFA elogia la belleza física e inteligencia de doña Laura y da por un hecho que el Mundial femenino en Costa Rica será exitoso; se retrata el jerarca de la casa de los sustos al lado de Chinchilla y Blatter; en fin, toda una fiesta, uno de sus compañeros de directiva de la Federación, le mete al “chinito” un golazo desde media cancha que aún no ha visto pasar.
Y es el siguiente.
El federativo, a su vez, representante de un club de la primera división, que propuso jugar el campeonato con 56 fechas, negándole espacio a los entrenamientos y juegos de la Selección Nacional, es nada más y nada menos que miembro de la Comisión de Selecciones Nacionales.
¡Durmiendo con el enemigo!
¿Cómo un integrante de la Comisión de Selecciones Nacionales, propone jugar un campeonato con 56 fechas, propuesta que atenta con cualquier planificación que pueda dibujar Ricardo La Volpe para la tricolor y defender esa posición con tanto ahinco?
¿Dónde está don Eduardo Li mientras suceden estas cosas?
gp[email protected]