Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


NOTA TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Miércoles 16 marzo, 2011



Maradona y Messi.
El primero fue adicto a la cocaína; el segundo es adicto a la gambeta.
De Diego no se conoce que se haya sometido a un programa de recuperación a su enfermedad; un día dijo: “no consumo más” y se acabó, pero la historia no se escribe así.
Parar en seco la adicción a alguna sustancia o bebida no lleva a la cura. En ocasiones, es peor el comportamiento de un enfermo emocional sin consumir, pero sin tratamiento y en ese sentido, firmar contratos para presentar espectáculos deportivos, donde la estrella del evento es un ex adicto sin programa de recuperación es un riesgo, de manera que a nadie que sepa del asunto le deben sorprender las continuas cancelaciones.
Lo de Messi, si no viene, igual era previsible.
Si no es un tirón puede ser que se le cayó la uña del dedo gordo de su pie derecho.
Para firmar un contrato que exige la presentación en una pequeña nación centroamericana y para inaugurar un estadio, de un astro de la magnitud de este argentino, se requiere un cuerpo de abogados expertos en el tema y colmilludos.
No conocemos las cláusulas del contrato que firmaron las partes; parece que se exigía la presencia de Leonel Messi en el evento y que alrededor de ella, se movería la promoción del juego.
Pero… si se lesionaba… qué?
Cualquier tipo avispado podía preveer que en la fecha trasanterior o anterior al viaje a Costa Rica, de pronto Messi se podía lesionar. ¿Qué tipo de lesión? Cualquiera. Se le hace o se le inventa.
El empate del Barcelona con Sevilla puso al Real Madrid a cinco puntos de distancia y se entra a la recta final de la liga española. ¿Qué interés pueden tener los catalanes de que en Costa Rica se inaugure un estadio?
Me parece, sin ser letrado, que en un caso como este, la selección de Argentina, en caso de que se presente sin Messi, debe ser multada con una indemnización millonaria, que les duela en el bolsillo; que se les retenga la bolsa y que se permita a médicos deportivos costarricenses (esto debió ponerse en el contrato), revisar ellos personalmente al futbolista argentino, para conocer la versión tica de su verdadera o supuesta lesión.
Hay muchísimo dinero en juego con la presentación de Argentina y de Messi. Un corto viaje a Barcelona de los doctores Palavicini y Gálvez para examinar a Messi, previsto en un contrato, pudo poner fin a las especulaciones.

[email protected]