Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 3 Marzo, 2011


Mucho daño le está haciendo al fútbol costarricense, Mario Sotela.
Mucho daño le hace al fútbol costarricense, la captura en Estados Unidos, de Minor Vargas.

Mucho daño le hacen al fútbol nacional las negociaciones que se dieron entre este par de empresarios, convertidos, en mucho por su poder económico, en dirigentes deportivos, uno, Sotela, de la noche a la mañana, el otro, Vargas, con un recorrido mucho más largo en el Deportivo Saprissa.
De este tsunami que sufrió la organización, o diríamos mejor, la desorganización del fútbol nacional, con las decisiones de la Unafut del pasado martes, acuerdos que le cortaron la cabeza al Barrio México y mutilaron el alma del Herediano, hay responsables directos, indirectos; hay pecadores por acción y omisión; gente que se hizo la tonta; empresarios que de pronto se quedaron sin habla; futbolistas que firmaron y jugaron al filo de la navaja y que al principio exprimieron la teta de estos empresarios fanáticos, capaces de pagar caprichos en busca de coronas opacas y pasajeras, para luego jugar y vivir con la zozobra de saber que el pago de la mensualidad estaba en el aire.
Dirigentes experimentados permitieron en su momento el arranque de esta descomposición; otros dirigentes fanáticos convencieron a colegas ignorantes y de poco peso, para que esta aventura que hoy se cierra en el más completo de los fracasos, pudiese arrancar.
Convenios, amarres, negociaciones, pactos oscuros y sin luz que se hicieron entre dos, fueron aprobados y permitidos por mayorías que hoy cargan con la responsabilidad de que muchas familias de muchachos humildes, sin academia, que solo saben jugar al fútbol y acostarse, los solteros, con modelos de quinta monta, pasen a la lista de desempleados, lo que llevará hambre a sus familias.
¡Qué lástima, por ejemplo, que un futbolista empresario como Rolando Fonseca, nunca quiso publicar por qué rompió con Sotela, cuando invirtió en Liberia!
¡Cuántos hombres de fútbol callaron, cuando debieron hablar y denunciar!
¡Todo lo que se hubiera ganado!
Liberia, Brujas, Herediano, Barrio México, apenas la punta del iceberg; pequeñas caras y cabezas que se asoman desde el fondo de sus pantanos para advertirnos que algo huele a podrido en la organización del fútbol costarricense.
¡Qué otras sorpresas nos esperan en pocos días!

[email protected]