Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 9 Febrero, 2011


La señora aceptó un puesto para el que no estaba preparada; disfrutó al máximo de las ventajas y oportunidades de ocuparlo; no se bajó del avión y ahora se marchó.
El desarrollo del deporte costarricense se frenó diez meses y el Instituto Costarricense del Deporte (ICODER), está hundido en una crisis laboral, de principios y de valores que solo una compañía experta en fumigación podría depurar.

En las altas esferas del gobierno, solo cantan aquella canción de que: “ojos que no ven, corazón que no siente”.
Cierran los ojos a la realidad y parece que están decididos a perder más tiempo.
De niño me contaron que la voz del Pueblo es la voz de Dios; qué peligroso para un gobernante desestimarla.
Con ese magno evento que significa la inauguración del Estadio Nacional, en la nariz de las autoridades políticas y deportivas de la nación, es peligroso y resultará caótico, más temprano que tarde seguir improvisando.
En esta Nota, con suficiente antelación, advertimos de sucesos que se darían a lo interno del ICODER, porque conocemos el entorno de algunos de sus personajes, hoy con poder de mando.
Algunas investigaciones de medios de comunicación colegas, han denunciado actos de presunta corrupción en algunos departamentos del Consejo de Deportes que le ponen los pelos de punta a todo el país, menos al Consejo de Gobierno, con prioridades en otros sectores.
Ayer se marchó la jefa, pero queda muchísimo por podar y es en este sentido que resulta preocupante el desinterés del Gobierno que preside doña Laura de meterse en el asunto; sigue demostrando la señora Presidenta que el deporte en su gestión no es prioridad, aunque manifiesta, cuando le tocan el tema, lo contrario.
Fue doña Laura la que nombró a Giselle Goyenaga; no fue nadie más y con este nombramiento el deporte costarricense se fue en picada y se dejaron de atender varios focos de atención, que desde luego, la señora Presidenta ignora.
Con todo respeto le advertimos a doña Laura Chinchilla que el Consejo Nacional de Deportes es un caos y que la crisis que vive hoy el deporte nacional no se tapa con la caída de la ministra virtual; no es malo que se dé una vuelta personal por sus instalaciones. Los deportistas costarricenses merecen que la Gobernante les preste atención y colabore con ellos.
¡No es justo para el deporte costarricense que el Gobierno se vuelva a equivocar!

[email protected]