Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 19 Noviembre, 2010


Ricardo La Volpe hizo la primera prueba del Bachillerato Brasil 14 a sus alumnos y pocos pasaron la prueba.
Quedaron aplazados por acción o por omisión.
Hay que ser justos y decir que unos pocos no pasaron la convocatoria, porque el examen nunca llegó a sus respectivos pupitres, casos de Keylor Navas y Oscar Duarte por citar a un par de alumnos. Estos no tuvieron nota.
El resto, varios con promedio de cinco para abajo y por ahí unos tres “sietes”, a Myrie, Azofeifa y Ruiz.
Uno supone que don Ricardo ya lo sabía, que la mano de obra costarricense no es de muy buena calidad; ahora empezó a corroborarlo a flor de piel.
¡Menudo trabajo le espera!
Jugaron contra Jamaica seis de la flor y nata del fútbol nacional y no fueron capaces en 90 minutos de hilvanar tres entradas al marco enemigo. El poco espacio para armar el cotejo; los largos viajes y una cancha que no es de fútbol, sirven de excusa perfecta.
Aceptémosla, pero no nos aferremos a ella.
Lo mejor del partido fueron las manifestaciones del técnico de Costa Rica al reconocer que se equivocó en el planteamiento.
Lo que podría resultar peor a corto y largo plazo, es que haya dicho que le gustó parte del trabajo del equipo.
En todo caso, como está empezando y es verdad que se está en una etapa de conocimiento del grupo, se pueden dejar pasar por alto manifestaciones como estas, aunque la verdad, el trabajo de los seleccionados fue deficitario.
Toda escoba nueva barre bien; en Costa Rica había expectación genuina para ver qué sucedía con La Volpe y aunque el técnico no juega, estamos seguros de que los ticos esperábamos una victoria clara y contundente ante el modesto rival.
No solo no se dio, sino que el desempeño de la tricolor fue flojo, demasiado opaco, sin nada de brillo; Bryan Ruiz de nuevo quedó debiendo. El es nuestra estrella; él es nuestro Messi; todos injustamente queremos que juegue siempre como lo hizo contra Estados Unidos en Washington en la primera parte, con aquel par de golazos. Esto no se da, ni se repite; igual, ninguna cara nueva aprovechó la oportunidad; tuvieron, casos de Madrigal, Ureña, Ramírez y en menor escala, Josué, minutos de oro para mostrarse y ni se asomaron al balcón.
Navas tranquilo; Umaña correcto; Miller estático; Barrantes flojísimo; Azofeifa solo un chispazo, demasiado poco para sus pergaminos. ¡Feliz Navidad Selección!, nos vemos en Panamá

[email protected]