Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 9 Noviembre, 2010


Ayer en La Nación, el reconocido escritor Víctor J. Flury incursionó en el periodismo deportivo escrito con un interesante artículo que tituló “Sin la bola”.
Lo vamos a reproducir textualmente y luego haremos nuestro propio comentario, al sentirnos indirectamente aludidos en una de sus frases. Escribe Flury:
“Un famoso volante (digamos que de apellido Vázquez) declaró, ufano, al término de un partido: ‘Hoy fue el mejor partido que jugué con la bola en los pies’, mientras futboleros y cronistas —muy entendidos todos— oían sin pestañear.
Es que ya se ha vuelto un lugar común el dicho mediático de jugar fútbol con la bola en los pies o sin ella (cuesta creerlo) y que en uno y otro caso podemos hacerlo bien o mal. Eso redondo que va y viene por el campo podría ser interceptado, convertido en despeje, pase, remate, avance o gol; y también, de acuerdo con cierta estrategia, podríamos dejar que la bola pase y no tocarla, rehuir su contacto, cuidar de que nuestras andaderas ni siquiera la rocen.
Me imagino, desde tamaña óptica, al segundo muy satisfecho después de haber corrido 90 minutos sin tocar ni una vez el quemante balón: esto amigos, se llama jugar sin la bola, una moda antifútbol porque ahora resulta que es más importante la posición, la zona, el desconcierto adversario que patear el esférico. Al paso que vamos, uno escuchará un día a cualquier número 10 opinar que jugó su mejor partido con los brazos en jarra sobre la cintura.
¡Ojo Lavolpe!
En fin, y como entre deportistas se copian, ya olfateo por ahí a un astro del baloncesto diciendo que anoche jugó su mejor partido sin la bola en las manos”.
Deseo intercambiar criterios con don Víctor, porque hace menos de una semana que escribí en esta Nota, que una de las principales tareas o lecciones que debe dar Ricardo La Volpe a los seleccionados, es enseñarles a jugar sin balón, detalle táctico, técnico o de estrategia que parece no entender don Víctor, pues incluso hace mofa de ello.
Decía Parmenio Medina que el fútbol no es un asunto de patadas, sino que se debe jugar con la cabeza y por aquí se inicia la historia, señor Flury.
Se puede jugar muy bien al fútbol sin tocar el balón, pero usando la cabeza, porque es la única forma, esta, de hallar las asociaciones defensivas y ofensivas vitales en el desarrollo práctico del juego. Sigo mañana.

[email protected]et