Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 5 Noviembre, 2010


Confiamos plenamente en la honestidad y honorabilidad de todos los profesionales que se mueven en el entorno del campeonato mayor de fútbol: dirigentes, árbitros, entrenadores y futbolistas.
Sin embargo y para evitar suspicacias, hubiese sido más correcto mantener el acuerdo de que para las dos últimas fechas de la fase clasificatoria, los seis partidos se jugarán a la misma hora.
Ya verán como el próximo domingo y depende los resultados del partido del sábado entre Barrio México y Pérez Zeledón y los juegos dominicales de las 11 de la mañana entre Puntarenas ante Limón; Cartaginés y el Saprissa y Universidad contra Santos, miles de malpensados entre los que no quisiera encontrarme, harán conjeturas de lo que pueda suceder en el último partido a las 3 de la tarde entre Brujas y Herediano, dado que los hechiceros, aún no clasificados, tendrán todo el panorama completo y a sus anchas para saber cómo están las cosas en la tabla de clasificación.
Cuando los florenses, ya clasificados, se presenten en el Cuty Monge, muchos detalles estarán resueltos de acuerdo con los marcadores registrados en los partidos anteriores.
Depende la combinación de resultados de los equipos que se juegan la clasificación en esta última fecha, perfectamente el equipo de Brujas puede llegar a su partido contra los florenses, clasificado por carambola u obligado a ganar para lograrlo.
En este caso, si el Herediano se presenta con una nómina de reservistas, como ya lo anunció el técnico Orlando de León, ya verán que se inundarán los medios de comunicación deportivos con todo tipo de rumores, reclamos, rechazos y apoyos a esta determinación de mantener libres los horarios en las fechas finales.
Me queda el mal sabor en el paladar, de que con esta determinación de no jugar a la misma hora, el equipo de Brujas, al programar su partido a las 3 de la tarde, lleva ventaja sobre los equipos que jugaron antes.
Eso sí, esto no es culpa ni responsabilidad de los dirigentes hechiceros, porque todos sus colegas pudieron hacer lo mismo y jugar el domingo por la tarde, e incluso el lunes.
Nos parecía más sano, dados los intereses en juego, mantener la reglamentación anterior y que se jugaran las dos últimas fechas a la misma hora. No sé quién propuso lo contrario, pero dado que fue aprobado por los asambleístas de todos los equipos, pues ahora que cada palo aguante su propia vela.

[email protected]