Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 27 Octubre, 2010


Hoy se inicia una Serie Mundial poco comercial para la televisión estadounidense.
No están los Yanquis de Nueva York.
Tampoco los Dodgers, ni los dos clubes de Chicago, ni los Bravos de Atlanta; menos los Mets o los Angelinos. No están los Filis, dos veces finalistas, ni los Medias Rojas, asiduos visitantes al evento.
Esta vez arrancan los Vigilantes de Texas y los Gigantes de San Francisco, con un duelo de zurdos sensacional: el intocable Cliff Lee por los de la frontera, contra un bi-Cy Young y consecutivo: Tim Lincecum; dos gigantes de la lomita enfrentados por primera vez en postemporada, taco a taco, porque la calidad del astro de San Francisco no se discute.
Texas es favorito para ganar su primer Clásico de Otoño, pero también los Bravos y los Filis eran claros favoritos para dejar en la ruta a estos Gigantes que han hecho honor a su nombre, jugando un béisbol que ha sorprendido a propios y extraños, inclusive a su propio “mánager”, Bruce Bochy, que ha reconocido públicamente que su equipo es un rejuntado de beisbolistas desechados por otros clubes.
Los peloteros latinos, Edgar Rentería y Juan Uribe son prueba de ellos; ni siquiera son titulares y se lucieron ante Filadelfia. Cody Ross, declarado el jugador más valioso de la serie de campeonato, llegó a la Bahía desechado por los Marlins y el cuarto bate de San Francisco, Búster Posey, apenas se hizo cargo de la receptoría a mediados de temporada, ascendido de Triple A. Curiosamente, el ascenso de Posey se vio aparejado por la marcha de Bengie Molina a Texas. Ahora estarán frente a frente.
Los discípulos del negrito Ron Washington, un piloto que estuvo a punto de no ser firmado a inicios de la temporada anterior, cuando reconoció públicamente que por una sola vez consumió cocaína, presenta una nómina más fuerte en el 80% del infield y en el 70% de los jardines.
Ian Kinsler, Elvis Andrus y Michael Young, segunda, short y tercera de Texas, son mejores jugadores que sus pares Freddy Sánchez, Rentería y Uribe en San Francisco, pero el inicialista de los Gigantes, Aubrey Huff es mucho más potente que su “cuate” en Texas, Mitch Moreland.
En los jardines, Josh Hamilton y Nelson Cruz superan a los Gigantes, Pat Burrel y Andrés Gómez, pero Ross batea mejor que Murphy o Francoeurt. El joven Posey es mejor receptor que el veterano Molina. Por ahora, Lee contra Lincecum. Espectacular.

[email protected]