Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 21 Octubre, 2010


Cliff Lee y C.C. Sabathia son grandes amigos, no en vano fueron compañeros en La Tribu casi siete años; en uno de los tantos desmantelamientos de los Indios, que arman y destruyen nóminas como ningún otro club en Grandes Ligas, Sabathia se marchó primero a Milwaukee y al año siguiente lo siguió Lee a Filadelfia.
Antes, en el juego inaugural del Yankee Stadium, Lee, vestido todavía de indio, derrotó a Sabathia que ya había pasado a los bombarderos del Bronx.
Desde ese instante, Sabathia le anda buscando apartamento a su “cuate” en algún barrio distinguido de la Gran Manzana. Los dos tienen cómo cancelarlo.
Ayer recordábamos que C.C. firmó un contrato con la familia Steinbrenner de $161 millones por siete años ($23 millones por año) y ahora, apenas se termine la Serie Mundial, el agente del señor Lee, Darek Braunecker, le enviará a esta misma familia una “pequeña oferta”, que mínimo rondará los $25 millones mensuales a un plazo menor, quizá cinco temporadas, habida cuenta de que el zurdito suma 32 agostos y eventualmente no tendría cuerda para lanzar tan prodigiosamente rondando los 40. La oferta al Bronx rondará los $125 millones por cinco temporadas, lo que convierte a Lee en el lanzador mejor pagado por mes de la historia.
Sabathia, manifestó que Cliff Lee siempre ha sido un gran lanzador. “Recordemos que en 2005 ganó 18 partidos; eso sí, todos hemos notado un mayor desarrollo en su cambio de velocidad”, indicó el mamulón.
Braunecker, quien se frota las manos de solo imaginar la tajada millonaria que le espera, no importa que su cliente vaya al Bronx o a otro sitio, agrega que el gran cambio que se dio en el trabajo de este lanzador fue cuando Cliff guardó los vídeos de Mariano Rivera y entrenó muchas horas para imitar la recta cortada que es el arma letal del cerrador neoyorquino.
“Lee entonces pasó de ser un lanzador fácil para los diestros, que le adivinaban su bola rápida en el interior, a un lanzador que pudo, como Rivera, lanzar su bola rápida y cambios de velocidad a la parte exterior de la placa y esto resultó veneno para los bates contrarios.
Joe Girardi, mánager de los Yankees, lo reconoce: “es difícil ser paciente con Lee; de repente estás 0-2 y él pone la bola donde le dé la gana en ese momento”.
Vale que lo tendrá en su roster, agregamos nosotros, el próximo año.

[email protected]