Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 16 Octubre, 2010


Hay fechas en la vida de todo ser humano que lo marcan.
Personalmente, el domingo 21 de julio de 1985, significó un antes y un después en mi vida.
No solo fue el día de mi última borrachera, sino que por la noche, en estado agónico, el Dr. Rafael Rojas, después de revisar la fragilidad de mi cuerpo, expuesto a tres meses y medio de bebetoria continua, preparó a mi familia para el desenlace final.
Pero Dios, en su infinita misericordia tenía otros planes para este periodista y 25 años después estoy contando el cuento.
El jueves leía que el minero y ex futbolista, Franklin Lobos, uno de los 33 atrapados en la mina San José protagonizó junto al rescatista Manuel González un emotivo encuentro a 700 metros bajo tierra, 25 años después de enfrentarse en una cancha de fútbol, cuando ambos eran futbolistas profesionales.
EL 21 de julio de 1985 se disputó un partido de fútbol entre los equipos O’Higgins y Cobresal, equipos en los que González, de 21 años y Lobos, de 28, jugaban respectivamente.
Repaso, que mientras este par de chilenos, ahora populares y famosos, disputaban una pelota, a esa misma hora me ahogaba en guaro en “La Taberna de Tía” en Rohrmoser.
González fue el primer rescatista en tomar contacto con los mineros atrapados desde el 5 de agosto.
Y con esta nueva fecha sale otra coincidencia: fue precisamente el 5 de agosto de 1985, cuando salí del internamiento en el Hogar Salvando al Alcohólico Roberto Soto Gatgens, lugar bendito en el que pude dejar de beber alcohol.
Mi adorado padrino, Fernando Sáenz Abarca “El zorrito”, lamentablemente fallecido el 17 de junio de este año, me internó en ese lugar el lunes 22 de julio, 25 años atrás.
González no logró una carrera consolidada, aunque sí llegó a la titularidad en el equipo O’Higgins.
Lobos, apodado “El Mortero Mágico”, jugó en La Serena, Santiago Wanderers, Atacama, Cobresal (con el que ganó el título chileno en 1983) y Deportes Iquique.
Con la selección de Chile, Lobos jugó la eliminatoria de los Olímpicos Los Angeles 1984, pero, tras ganarla, no fue incluido en la nómina que viajó a dicho evento.
Lobos recibió regalos, entre estos una camiseta de la selección chilena firmada por Marcelo Bielsa y otra firmada por el futbolista español, David Villa.

[email protected]