Logo La República

Sábado, 17 de agosto de 2019



NOTA DE TANO


NOTA TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Martes 07 septiembre, 2010



Barrio México se está dando taco a taco con Liga Deportiva Alajuelense, terminada un poco más de la mitad de la primera vuelta del Torneo de Invierno, donde los doce equipos juegan todos contra todos.
El papel de los barriomexicanistas ha sido impresionante; sus números son elocuentes; esos 16 goles metidos en siete partidos no se los salta una liebre habilidosa e igual cuenta con la tercera defensa menos vencida del campeonato.
Las cinco victorias del equipo de la franja roja, que solo ha perdido precisamente con Alajuelense, nos remiten al excelente trabajo que hace al frente de los futbolistas el director técnico Marvin Solano, un profesional, como lo calificamos siempre: de paz.
Don Marvin es un hombre de paz; la transmite e igual transmite sus conocimientos, que por lo visto son bien asimilados por un equipo que en nuestros vaticinios previos al arranque del torneo, condenamos al descenso.
Mientras la colectividad futbolera se distrae entre el liderazgo de la Liga y el fichaje de Lavolpe, el Barrio suma victoria tras victoria, anida goleadas en redes ajenas y se da el lujo, enorme, de meterle en su grupo el doble de puntos nada más y nada menos que al Deportivo Saprissa (16 por 8).
El mejunje que propiciaron Minor Vargas y Mario Sotela, cuando decidieron romper la estructura del equipo Liberia Mía y repartir al 80% de sus jugadores entre Herediano y Barrio México rinde dividendos, porque los dos equipos revitalizados son protagonistas del torneo y están cómodamente en zona de clasificación en cada uno de los grupos.
Nadie dudaba de que la mano de obra “liberiana”, fichada a punto de billete de los mejores clubes del país es valiosa y entonces, al ser repartida sin consulta previa a los interesados, vemos a un Roberto Wong lucirse en la zona central defensiva del Barrio, igual que Víctor “Mambo” Núñez en el ataque rojiamarillo.
Un equipo que triunfa en cinco de sus primeros siete partidos, deja de ser sorpresa y todo lo contrario, debe llamar la atención y ponerle cuidado. Barrio México no gana; arrasa, como arrasó ayer en el Puerto, amargándole la jornada al bueno de Jorge Rodríguez, el técnico naranja que salió de su estadio, “atragantado” de goles, tanto que se quedó sin habla. El Barrio calla bocas y paradójicamente, da mucho de que hablar.

[email protected]