Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 20 Mayo, 2010


¿Qué será del futuro de Roy Myers?
¿Dónde estará el hoy director técnico del Saprissa, campeón nacional, dentro de dos, tres o cuatro torneos cortos?
Presento la interrogante porque al repasar la trayectoria de Alexandre Guimaraes, Hernán Medford y Jeaustin Campos, después de lograr y hasta repetir esta conquista del hoy entrenador del Saprissa, no todo fueron lentejuelas.
Puede que los tres antecesores de Roy Myers hayan hecho dinero, que no deja de ser buena noticia, como canta Chenoa, pero sus carreras no han sido amarradas bajo un estricto punto de la lógica.
Por ejemplo: Jeaustin Campos.
¿Por qué un director técnico que hizo al Saprissa campeón cuatro veces consecutivas y que arrasó en todos los clásicos, después de terminar labores en ese club, no da un salto para adelante, sino para atrás?
Lo lógico es que Jeaustin, después de lucirse en el Saprissa, aunque luego haya sido cesado por una cadena de malos resultados, como sucede en todas partes del mundo, salte a un fútbol superior.
Comparémoslo, guardando las distancias, con Carlo Ancelotti; el técnico italiano es fichado por el Chelsea de Inglaterra, después de dejar al Milán sin títulos.
Y ahora hizo al Chelsea bicampeón, liga y copa.
Si Jeaustin hizo tetracampeón al Saprissa y sobre todo, con el beneplácito, honores y felicitaciones en campos pagados del dueño del equipo, Jorge Vergara, la lógica dicta que después del Saprissa, mínimo un equipo mexicano.
Pero, tío Coqui ni los alza a ver y Campos hoy está trabajando en Puerto Rico, potencia beisbolística, no futbolera.
En el caso específico de Jeaustin, pareciera y por lo sucedido hasta hoy, que tocó techo en el Saprissa; lo ganó todo ahí pero no trascendió. Sus cuatro coronas con el Saprissa no lo proyectaron hacia algo mejor.
Y aquí hay espacio para otra pregunta interesantísima.
¿Campeoniza y barre Saprissa en el fútbol nacional por la calidad de sus futbolistas o de sus entrenadores?
Si nos remitimos a Campos, habría que responder que por lo primero.
¿Le sucederá lo mismo a Roy?
En el caso de Guimaraes y Medford, su paso y éxito en el Saprissa los catapultó a la Selección Nacional; a Guima le sirvió y a Medford lo quemó. ¿Se atrevería el “Maravilloso” Roy a jugársela en la tricolor y quedar fumigado a temprana edad? Sigo mañana.

[email protected]