Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 8 Mayo, 2010


La mente es poderosa y también juega.
Personalmente siempre he creído que juega más la mente, que la suerte.
Mentalmente, Saprissa le lleva mucha ventaja a San Carlos, básicamente por el archivo de instancias finales que guarda el 50% de la nómina morada, contra un 5% que suman algunos pocos futbolistas norteños.
La vivencia de Donny Grant, Daniel Alvarado y Geiner Segura, con el uniforme de Pérez Zeledón, presentes en una final en el estadio Ricardo Saprissa, solo ha sucedido una vez en su vida futbolística.
¿Cuántas suman Andrés Núñez, Jervis Drummond, Víctor Cordero, Douglas Sequeira y Walter Centeno? ¿Cuántas Allan Alemán y Michael Barrantes?
Todo esto cuenta porque en las finales por los títulos, la estadística es abrumadora y avasallante a favor del Saprissa en cuanto a atraparlos en su patio en el juego de vuelta. Los futbolistas morados gustan de hacer un partido con regla de cálculo en la ida, en procura de un resultado decoroso (ni hablar si triunfan) y luego aniquilar en casa.
Entonces, para el novato en la escena, el primer juego en casa resulta determinante y como escribimos ayer, será interesantísimo analizar el planteamiento táctico que pondrá en el terreno de juego Daniel Casas, quien dentro de su reconocida honestidad, manifestó que si su equipo quiere derrotar al Saprissa, debe mejorar y mucho, su rendimiento contra el Alajuelense del domingo anterior.
¿Por qué dice esto el técnico de un juego donde sus pupilos lograron la clasificación a la final?
Porque el charrúa no se engaña y reconoce de antemano que el volumen ofensivo de sus jugadores ante el marco de Alfonso Quesada fue escaso, raquítico y desde luego insuficiente para lo que urge, se pretende y necesita: anotarle más de un gol al Saprissa.
Construir jugadas como la del segundo gol de los toros contra la Liga, cuando se asocian Sánchez, Cunningham y se filtra Juan Vicente Solís entre Marín y Meneses para crucificar a Quesada con el segundo pepino, habrá que elaborarlas a cada rato en procura de los cordeles que defenderá Keylor Navas.
Nutrir a Cunningham, a Solís, a Mena o Jiménez de balón será la clave y para ello deben convertirse en figuras del juego, los carrileros Mora y Portuguez y los mediocampistas Pérez y Sánchez y desde luego, cortar estos bloques y estas conexiones será el trabajo del maduro equipo del Saprissa, super acostumbrado a ejecutarlo.

[email protected]