Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 5 Mayo, 2010


El punto más fuerte de San Carlos es su zona central defensiva.
Sus volantes de marca y los defensores centrales forman una muralla construida con ladrillos de peso, porque suma futbolistas de mucha trayectoria que, como Geiner Segura en la medular y Ricardo Harris en su posición de líbero, no se van a arrugar ante los morados, si recordamos que llevan años de años bregando en la primera división, el primero con Pérez Zeledón en una de sus épocas doradas y el segundo, en aquel viejo Limón de grandes estrellas como Bernard, Robinson y Herron.
San Carlos, al igual que el Saprissa, juega con líbero: Harris y dos defensores centrales: Daniel Alvarado y Mario Bello. Tienen una reserva de lujo con Edder Monguío y Carlos Picado.
A Geiner lo acompaña en la cintura como volante mixto, Luis Gustavo Pérez, quien con su buen fútbol tiene sentado a uno que fue indiscutible en las últimas temporadas de los norteños: Carlos Acosta. Lamentablemente para los toros, se les lesionó quien fuera su mejor figura en el arranque del Verano: Manfred Russell.
Entonces, ojo con ese bloque defensivo rojo que es tan sólido que solo recibió 12 goles en los 16 partidos de la primera fase del campeonato, convirtiéndose la defensa sancarleña junto a la del Saprissa, en la segunda menos vencida del torneo. En este departamento solo los superó la retaguardia de la Liga con seis perforaciones, zona que después se les abrió a los rojinegros en el peor momento.
Sobra decir que San Carlos cuenta con dos excelentes porteros: Donny Grant y Ronny Fernández; Víctor Portuguez es un carrilero que maneja el oficio por la franja izquierda y Michael Mora es un rostro nuevo que no ha desentonado.
Específicamente en esta zona de contención y de destruir ideas, San Carlos parece mejor conformado que el Saprissa, pero como sucede casi siempre cuando de analizar al Saprissa se trata, todo empieza a cambiar a favor de los morados a partir de Walter Centeno.
Por más buen jugador que sea el arquitecto de San Carlos, Alvaro Sánchez, no le llega su talento para superar la cancha, la experiencia y el historial del Paté en estas instancias decisivas, donde el Saprissa gusta y sabe de acomodarse a las circunstancias de cada compromiso, normalmente para amarrarlo de visita y luego liquidarlo en casa.
Sigo mañana.

[email protected]