Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 14 Abril, 2010


Mario Estrada Céspedes nos envió un comentario, bueno para el análisis y la reflexión.
Dice: “el motivo que me anima a escribirle, es sobre la lección que le dio Messi al mundo futbolístico en el último clásico en el Bernabéu.
Vimos cómo su gol ante el Madrid estuvo precedido de una tremenda falta en su contra; de haber sido Messi un jugador de fútbol en Costa Rica, ese primer gol del Barcelona no se produce, porque el futbolista costarricense se hubiera quedado en el suelo diez minutos o sacado en camilla, porque esas son las indicaciones de su “entrenador”, buscando que expulsen al jugador contrario en menoscabo del espectáculo. Pero como Messi sabe que el fútbol es un espectáculo, sencillamente se paró y sin reclamo alguno movió el balón, corrió entre los defensas, recibió de pecho en el área y gol.
Esta escena debiera ser de tarea y repaso obligatorio en los camerinos de los equipos de primera en Costa Rica, porque la conclusión es que la gente paga y va a ver fútbol y no entrenadores justificando la pérdida por el arbitraje, o jugadores haciéndose los muertos, como sucedió con uno de Liberia en Pérez Zeledón hará un par de fechas. Esto y tantas acciones repetitivas en el fútbol costarricense, ofenden al espectáculo”.
Otro lector, Melvin Quirós, nos reclama con mucha decencia porque no comentamos de Bryan Ruiz. Dice.
“Por qué no ha escrito nada acerca de la grandiosa e impensable temporada de Bryan Ruiz, impensable no tanto por sus cualidades como futbolista, sino más bien por ser su primera temporada en un fútbol nuevo para él, que nos imaginamos, no debe ser fácil el cambiar de la noche a la mañana un sistema y una forma de vida a los cuales ya estaba acostumbrado en Bélgica.
Sí, recuerdo Tano, que usted tuvo dos días seguidos hablando de un hombre que desgraciadamente para él, quedará marcado como uno o el principal causante de que nuestro país no clasificara al Mundial de Sudáfrica; un hombre que es un pedante, que se cree doña toda y en definitiva una persona que te divide un grupo en un cerrar de ojos. En cambio, en su Nota no ha salido un solo comentario de una persona que por su humildad, esfuerzo, calidad y profesionalismo, se ha ganado todos los créditos en Europa y ya grandes equipos se pelean literalmente hablando por sus servicios”.
Tiene lógica la trapeada. ¿Verdad?

[email protected]