Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 17 Febrero, 2010



Daniel Casas se estaba tragando a Luis Roberto Sibaja tácticamente; durante 70 minutos, el Alajuelense no encontró la fórmula para descifrar el excelente planteamiento que impuso el entrenador charrúa, un elástico 3-5-2 que tuvo en la cintura su mayor acierto.
Inexplicablemente desde que empezó el partido, Marco Ureña se echó para atrás y se juntó con Diego Estrada, dejando a Jean Carlo Solórzano solitario y a merced de tres centrales que se bastaron y les sobró para anularlo: Alvarado, Harris de líbero y Bello.
Pero, el punto más fuerte de los toros se presentó en la cintura, con dos volantes de marca; Geiner Segura y Carlos Acosta que se dobletearon para anular a Estrada, vigilándolo por zona y jamás hombre a hombre; por los carriles Valverde y Portuguez controlaron a Gabas y Sancho y un magnífico Manfred Russell, quien nadie se explica cómo lo soltó el Saprissa, hizo fiesta con el pequeño Luis Miguel Valle.
Alajuelense se enredó y el equipo se partió; sujetados Valle, Gabas, Sancho y Estrada e incomunicados Ureña y Solórzano, el juego se les presentó ideal a los norteños para aspirar a algo mejor.
Sin embargo y en forma inexplicable, por ahí del minuto 60 y a pesar de que tenían amarrado al rival, germinó en sus actores la mentalidad de equipo pequeño y específicamente su portero Donny Grant empezó a perder tiempo, a retrasar los saques; igual sus defensores, lo que dio paso al ingreso de Argenis Fernández y el cotejo se volcó.
¿Por qué San Carlos de pronto se asustó y empezó a retrasar las acciones, en un partido que lo tenían plenamente dominado en lo táctico?.
Magna tarea para su cuerpo técnico y asesores.
En la acera manuda, nos parece que Sibaja duró mucho para enviarle compañía a Solórzano; con Argenis adelante y por la izquierda; Ureña por la derecha y Nico en el centro, los rojinegros vivieron sus mejores momentos, anotaron y pudieron aumentar la cuenta.
Detalle interesante será conocer si Luis Roberto se anima a sentar a Marín, como lo hizo con Castro y Oviedo sin que le tiemble el pulso. Con su capitán suspendido dos partidos, la defensa, con el binomio Palma-González no permitió goles en ese par de juegos; incluso Elías anotó ante los toros. ¿Regresará uno de ellos a la banca para darle paso a Luis Antonio?

[email protected]