Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 8 Febrero, 2010


NOTA TANO


El Super Bowl se juega en dos escenarios: la cancha y la publicidad.
Los expertos nos pusieron al tanto en las notas previas de lo que pudo suceder entre quienes lucían como favoritos, los Colts de Indianápolis, guiados por la superestrella Peyton Manning, y las supuestas víctimas, los Saints de Nueva Orleans, que salieron respondones y ganaron su primer título.
Sin embargo, en el fútbol americano, deporte que en varios países latinos no se acaba de masticar y ni por asomo atrapa el interés de NBA y Grandes Ligas, se juega un partido aparte igual de multimillonario que lo confrontan las agencias de publicidad.
Estas derrochan toda su imaginación para atraer el interés de una audiencia de un centenar de millones de espectadores.
Cada “anuncito” de 30 segundos, de esos que usted vio anoche en su TV, costó entre $2,5 millones y $2,8 millones.
¿Por qué se paga esta locura?
Las grandes empresas consideran que la inversión publicitaria está más que justificada. Por Internet son comunes las apuestas sobre qué anuncio será más vistoso lo que genera una expectación inaudita, a pesar de que para esta edición no pautó la Pepsi, infaltable en las últimas 23 ediciones.
Los “jugadores” favoritos de los apostadores fueron la cerveza Budweiser y los aperitivos Doritos.
Coca Cola, se apuntó a “Los Simpsons”, y dio protagonismo a dos de los personajes más populares de la serie, Apu y el Señor Burns.
Debutaron en la pauta publicitaria “Tru Tv” que ofreció un anuncio basado en el tradicional “Día de la Marmota”; el movimiento cristiano Focus on the family con su campaña antiabortista y la compañía de móviles Sprint. Estas tres empresas se aprovecharon de la imagen de jugadores como Troy Polamalu; Tim Tebow y Willie Gaunt.
El desafío del sector automovilístico fue espectacular:
Audi, Chrysler, Wolkswagen, Honda, Hyundai, Kia se disputaron el mejor anuncio de automóviles.
Universal promocionó el nuevo parque temático sobre Harry Potter que abrirá sus puertas en Orlando.
Empresas como Dockers, Electronic Arts, Teleflora o Dove Men, se beneficiaron al no tener competencia en la parrilla de sus respectivos duelos publicitarios.
Y también, el Gobierno de Estados Unidos, llamó a los ciudadanos a inscribirse en el censo en medio minuto de espacio publicitario. Vivillo Obama… ¿o no?

[email protected]