Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 1 Febrero, 2010




En la tercera fecha del Torneo de Verano se dio una situación bien curiosa.
En el Grupo A, que se supone es más cerrado, aunque los finalistas del Invierno salieron del B, ninguno de los seis equipos perdió y es más, cinco de ellos ganaron: Santos, Alajuelense, Águilas, Saprissa y Pérez Zeledón y el Cartaginés, empató.
Por lógica consecuencia, cinco equipos del B, cayeron derrotados: Universidad, Puntarenas, San Carlos, Ramonense y Herediano y solo Brujas el campeón nacional sacó un empate.
Podríamos afirmar que en esta jornada, el Grupo A le ganó por goleada al B.
Santos de Guápiles sigue dominante, gana su segundo partido en solo tres fechas y se esfuma de la zona caliente del descenso que ahora sí parece asunto de tres; los discípulos de Ronald Gómez a punta de penales derribaron el buen juego de los celestes, que no les alcanzó para pescar algo en el Ebal Rodríguez.
La UCR pierde un partido de seis puntos, permite la escapada santista y se estaciona la Academia en la parte baja de la clasificación, con la “suerte” de que Ramonense y San Carlos que están “debajito” de ellos también perdieron.
Los poetas cayeron con el Alajuelense y siguen sin ganar en tres presentaciones, mientras que Daniel Casas tuvo a sus discípulos sancarleños a nueve minutos de un valioso empate ante el Saprissa, pero el sueño se esfumó con las anotaciones de Andrés Núñez y Alejandro Sequeira.
Caen Universidad, Ramonense y San Carlos y el sótano no se mueve.
Lo que sí se puede mover es la estructura del Herediano; no sabemos si les echamos una maldición a los florenses al señalarlos en nuestros vaticinios como el más firme candidato a campeón nacional, porque la oncena de Luis Diego Arnáez no levanta cabeza, nada les sale bien; cometen errores infantiles y es el club con el peor rendimiento en este caliente Verano. Con línea delantera floja, detalle táctico que ya se sabía, ayer se quebró la retaguardia que les permitió a los guerreros tres flechazos de larga distancia que hicieron inútil el vuelo de Adrián de Lemos.
En la olla mágica se cambió al cocinero y fueron cocinados los locales que perdieron un largo invicto en manos de las Águilas de Hernán Medford y el Chiqui Brenes empezó a dar de qué hablar con su “torta” final en la cara de los campeones nacionales.

[email protected]