Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 12 Octubre, 2009



¡Qué suerte la que tienen los grandes!
Aparte de que son mejores que sus rivales de turno, cuando estos los superan en un resultado, casi siempre sucede algo, esa jugada fortuita; ese yerro del rival; ese gol dramático en el filo de la navaja; esa salvada providencial en tiempo de reposición.
Sucedió este fin de semana en varios de los escenarios.
Brasil, a punto de ser eliminado por Alemania en el Mundial Juvenil, le empata el partido en el cierre y luego lo liquida en tiempo extra.
Argentina, con el agua al cuello; lista para ahogarse y llevarse en la correntada la cabeza del cuestionado gordito Maradona, mete un gol en el minuto 92 y se le abren las puertas de Sudáfrica.
Uruguay, listo para el repechaje o a punto de decirle adiós a la cita planetaria, mete un penal en el último instante y manda a Ecuador al infierno.
Italia, campeona del mundo, se clasifica al Mundial con una anotación agónica de Gilardino, sacándole a Irlanda del Norte un triunfo merecido del bolsillo.
Estados Unidos se clasifica directamente a Sudáfrica, gracias a que Carlos Pavón mata a un zopilote nocturno al rematar un penal a las nubes en el minuto 90 y pone a todo Honduras al borde de un ataque de nervios.
Y otra grande, porque lo ha sido sin ninguna duda en el Mundial en Egipto, la selección de Costa Rica, derrota y elimina a los Emiratos Arabes Unidos, con una anotación en el minuto 122 (léase bien, 122), de Marco Ureña, cuando ya Ronald González ni miraba el partido, preparando junto con sus asistente Edson Soto, la lista de los cinco jugadores que lanzarían la primera serie de penales.
Brasil, Argentina, Uruguay, Italia, Costa Rica (¿qué les parece?), repasen qué quinteto; miren a la Cenicienta metida entre las reinas del fútbol mundial, todas con títulos universales, jugando bien al fútbol y además, con mucha suerte. El reloj les fue complaciente, no quiso detener su marcha y permitió que a punto de que sonara el timbre del despertador y terminara el sueño, este se prolongara para, casos de Costa Rica, Brasil, Argentina y Uruguay, ir a un partido más y para “la azzurra”, la oportunidad de defender su corona en Sudáfrica.
Dicen que el tiempo es oro.
¡Ni lo duden!

[email protected]