Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 10 Septiembre, 2009



No sé si se dieron cuenta de que en el ratito que jugó William Sunsing, 14 minutos, Costa Rica tuvo tres ocasiones de gol, todas engendradas en su pique, velocidad y fútbol de ataque vertical.
Suplicamos por su presencia en cada juego de esta segunda vuelta nefasta para la tricolor, y no hubo manera; el técnico se empeñó en el pivote alto, potente, sin técnica, primero Saborío, después Ledezma y falleció en su intento.
No tienen México ni El Salvador delanteros de esas características; atacantes como Celaya, Castillo, Franco, Gio, Coreas, Corrales, Vela, tienen perfil de Sunsing, no del Cachorro, ni Sabo y por ahí anduvo la cosa.
Nos cocinaron en el minuto 90; de nuevo en los cierres; no podemos o no sabemos conservar los resultados; somos tan débiles mentalmente que entregamos los triunfos al rival al final del camino.
¡Como las vacas!
En todo caso el árbitro Archundia no les otorgó a los cuscatlecos un gol válido, que anotó de cabeza Cristian Castillo cerca del minuto 70; Ricardo González anduvo a los revolcones para salvar una cuarteta de ocasiones que montaron los talentosos Quintanilla y Alvarez, con servicios precisos que rompieron nuestra zaga central por el centro y fue justo que en una ocasión, se les hiciera. El gol lo construyó Romero y lo cerró Rosales y con la conquista, festejada al máximo por los fanáticos salvadoreños que odian nuestro mediocre fútbol (y hablo específicamente de fútbol), se cerraron muchísimo más las posibilidades de que Costa Rica asista a la Copa del Mundo en viaje directo. Ahora El Salvador amenaza el repechaje.
Se mejoró bastante en relación a los partidos contra Honduras y México; hubo mejor transición de la pelota con los ingresos de Herrera, Marshall, Bolaños y Sirias; el Cachorro peleó su territorio, pero no alcanzó.
Faltó fantasía y explosión en los contraataques; se recuperaron muchas pelotas en la mitad del campo, pero atacamos a ritmo de tortuga.
Estamos fritos.
Dicen que el que perdona pierde; perdonó Marshall, solo contra Montes en el minuto 88; no perdonó Corrales, solo ante Ricardo en el 90.
Toca el turno a las calculadoras.

[email protected]