Logo La República

Viernes, 14 de diciembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Jueves 02 junio, 2016


José Giacone le sacó el jugo a su paso como director técnico de la Universidad de Costa Rica y no lo decimos porque de ahí saltó al Saprissa con los resultados negativos ya conocidos, luego Belén y ahora la Liga, sino por el conocimiento que tuvo de las mejores figuras celestes, cuatro de ellas fichadas por el León a recomendación de su nuevo timonel.
Jamesson Scott defensa; Mauricio Montero volante de marca; Jonathan Sibaja enganche y Lucas Gómez atacante, un hombre para cada zona del campo, serán los nuevos rostros del Alajuelense, a los que se suma el delantero Johnny Woodly hoy con la Tricolor en Copa América.
La UCR no se desangra porque Scott y Gómez ya habían abandonado sus filas con anterioridad, pero sí pierden al “Chunchito” y a Sibaja, dos piezas estelares de la formación de Farinha. Sin duda que son cuatro fichajes de alto nivel que mucho bien le harán al club rojinegro sediento de títulos desde hace rato.
En mi columna “Así los Vimos” consta en actas que desde el primer partido que le vimos a Sibaja vestido de celeste, lo catalogamos como un magnífico jugador. Sinceramente nos impresionó en el Ecológico.
Ahora, como seguidor de la Liga, la firma que más me entusiasma es la de Montero, una fiera del mediocampo, un jugador que muerde con honestidad y que recuerda por su estilo, a los que atornillan en el Atlético de Madrid.
Jamesson se bloqueó mentalmente en el Cartaginés, tocó techo, perdió ilusiones y ahora lo rescata Giacone después de que lo soltó Jeaustin Campos. Nos parece que va a encajar perfectamente en el grupo de Acosta, Gutiérrez, Porfirio, Cummings si sigue y los jóvenes Marín y Vargas. Además el León ficha a un muy seguro lanzador de penales y con gol en “bola muerta”.
A Lucas Gómez le perdimos la pista, pero cuentan que ha seguido moviendo redes en el fútbol del área. Suponemos que hará mancuerna con José Guillermo Ortiz, con Woodly de primer relevo y que los noveles Jossimar Pemberton y Kenneth Dixon se vuelvan a uniformar de paciencia.
Termino con una curiosidad: ¿Saben desde cuándo la Liga dejó de ganar títulos?
Desde que, jugando de güilas, le quitaron a Gabas el número 12; Porfirio le quitó a Johnny Acosta el 3 y Acosta a Gabas el 12. Se pelearon como mocosos, no aflojaron, le clavaron a Pablo el 96 y nada de coronas. ¡Yo soy agüizotero! ¿Usted?