Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 23 Abril, 2016

Se jugaron 43 partidos y no se definió el descenso.
Cuando se inició el Torneo de Verano, la prensa deportiva votó favorablemente por Liberia, como el equipo con mayores posibilidades de descender. En esta Nota nos apuntamos a esa opción.


Recordemos, eso sí, que el equipo que ocupaba el último lugar al arranque de este torneo que en su etapa de clasificación concluye el domingo, era Pérez Zeledón.
Pero, los guerreros del sur desempolvaron sus flechas, ganaron partidos seguidos y se fugaron de las llamas del sótano. Una temporada repleta de altibajos, puso de nuevo al equipo de Mauricio Wright en la orilla del descenso, pero el club se las arregló pescando puntos para no volver a quedar último en la clasificación general.
Liberia también, más temprano que tarde dio a entender que el viaje a la segunda división nada tenía que ver con ellos. Erick Rodríguez sacó buenos resultados y el representativo de la Ciudad Blanca se alejó del incendio.
Limón igual anduvo rondando el precipicio, pero Horacio Esquivel se volvió a lucir como estratega y sacó a su joven equipo de la zona terminal.
Fue Carmelita el que se derrumbó; Daniel Casas no pudo ganar ninguno de sus diez primeros partidos como nuevo técnico carmelo y el cuadro del barrio manudo se hundió en el último lugar, del que aún no ha salido, a pesar de su heroica reacción con Vinicio Alvarado en la dirección técnica. Cinco juegos ganó Carmelita con Vinicio al frente, o sea, 15 puntos que le permitieron ponerse en la nuca de un Uruguay de Coronado, que cesó sorpresivamente a Martín Cardetti y no repuntó con Ronald González. Seis partidos sin ganar de los lecheros, permitieron el acercamiento de los carmelos y así el descenso se decide en la fecha 44, todo un drama para estos dos clubes que en alguna oportunidad fueron campeones nacionales.
Dictarán sentencia la UCR que visitará al Uruguay y Santos que recibe a Carmelita y solo hay un punto de diferencia entre isidreños y carmelitas.
Parece mentira, pero se tuvo que llegar a la jornada 44 para definir el descenso. Uruguay se desinfló; Carmelita creció como la espuma y ahora siguen 90 minutos de alto voltaje en Guápiles y en el Estadio Labrador, este último a puerta abierta para que la comunidad isidreña se vuelque en apoyo del equipo.