Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 7 Enero, 2016

Los dirigentes deportivos no deberían tomar decisiones por emociones momentáneas, positivas o negativas, caprichos, envidias, revanchas, imitaciones o impulsos.
Para dejar en paz a Florentino Pérez, que suponemos, está seguro y convencido de que con Zidane, el Real Madrid volará como el Barcelona de Pep Guardiola o Luis Enrique, remitámonos al fútbol costarricense para analizar, en esta hora de fichajes y contrataciones previas al inicio de un nuevo campeonato, cómo poquísimos dirigentes de club firman a un futbolista después de darle un seguimiento.
Lo ideal sería que los dirigentes de un equipo conversen con el director técnico de turno y se pongan de acuerdo sobre qué jugadores interesan y les den seguimiento durante un campeonato.
Si el futbolista que interesa mantiene o mejora su nivel y está libre para firmar con otro club, pues se le pesca.
Pero en Costa Rica, los dirigentes, con escasas excepciones, firman por firmar y si por ejemplo Saprissa contrató a un defensa panameño y le fue muy bien, su rival busca otro defensa del mismo país y lo quiere firmar en 24 horas, sin haberlo seguido en su trayectoria ni medio minuto.
Normalmente, los dirigentes, que no son entrenadores, firman jugadores sin consultar con sus cuerpos técnicos, para saber si los van a ocupar o lo más relevante, si los necesitan.
Pienso en este muchachito que fue goleador con el Santos de Guápiles en el Verano pasado, Kenneth Dixon; lo firmó el Alajuelense y Hernán Torres no le dio la más mínima oportunidad de mostrarse.
¿Y Andrés Lezcano, recapturado ahora por Javier Delgado? ¿Tuvo realmente suficientes ocasiones para ganarse la titularidad? No le dieron tres juegos seguidos; jugó ratitos, metió golcitos, pero siempre hubo preferencia para el binomio McDónald-Ortiz.
Saprissa va a adelantar a Hanzell Araúz al medio campo su posición natural, ahora que firmó como lateral derecho al trinitario Aubrey David. Hanzell se unirá a Guzmán, Angulo, Golobio, Monge, Segura y Córdoba. ¡Siete volantes recuperadores! ¿Necesitarán realmente a José Miguel Cubero?
Cuando analizo estos engolosinamientos de nuestra dirigencia, recuerdo la opinión de un viejo maestro de colegio, el ilustre profesor de matemática, Rafael ángel Llubere, que decía: ¿de qué te sirven 56 camisas en tu closet, si solo puede usar una? ¿O te pones dos al mismo tiempo?