Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 16 Octubre, 2015

Bryan Ruiz le hizo mucha falta a la Selección Nacional en el juego contra Sudáfrica. Después de la derrota 0-1 se llegó a comentar que la Tricolor era “Bryan Ruiz dependiente”.
Sin embargo, pocos días después Costa Rica vence a Estados Unidos 1-0 como visitante y en este triunfo no hizo falta el capitán del seleccionado.
¿Cómo analizar esta circunstancia?
Hay varias respuestas.
Primero por la calidad y oposición que puso el rival, porque mientras la selección sudafricana resultó una agradable sorpresa, al equipo de las barras y las estrellas Costa Rica lo domó en horas bajas. Sin demeritar en lo absoluto el triunfo costarricense, no hay duda de que enfrentó a un seleccionado estadounidense que está en horas grises, nada que ver con aquella potente selección de eliminatorias anteriores.
El futbolista costarricense es muy técnico y si el contrario le da espacios, se luce. Al jugador nacional lo limitan los rivales que lo presionan, asfixian y no le dan metros para moverse a gusto. Sudáfrica fue un rival veloz, explosivo, que no regaló nada y con el balón en su poder mostró técnica y fútbol asociado de excelente nivel. La Tricolor se ahogó en sus redes. Estados Unidos, en cambio, regaló espacios y terminó, igual que en su juego contra México, agotado y sin piernas. Fueron los minutos de cierre cuando Costa Rica pudo aplastarlo.
Entonces, cuando la maquinaria no funciona, nos agrada pensar en el tornillo que falta y recordar y lamentar su ausencia. Caso contrario se olvida al ausente.
Como ya no hay más fogueos y viene la eliminatoria, se abre la interrogante sobre la decisión técnica que tendrá que tomar Óscar Ramírez, si Bryan Ruiz está listo, pleno y recuperado. Si le devuelve la titularidad, no habrá más remedio que pensar que Johan Venegas irá a la banca, porque jugando de local y frente a Haití, va a repetir el binomio de ataque con Joel y Ureña que en cada juego se compenetra más y ha sabido acercarse al gol.
También el “Macho” puede empezar sin Ruiz, darle más reposo y utilizarlo de variante según se desarrolle la confrontación. Iríamos con Navas; Gamboa, Acosta, Pipo, Duarte y Matarrita; Tejeda, Celso y Ruiz (Venegas); Joel y Ureña. La pura verdad, que no estamos descubriendo el agua tibia.