Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 25 Septiembre, 2015

Luis Miguel Valle le “arreaba” a Elías Aguilar, y Keyner Brown hacía lo propio con Jonathan McDonald.
El árbitro Henry Bejarano perdonó las primeras faltas, sobre todo una de Valle a Elías y después no tuvo más remedio que empezar su propio concierto de tarjetas amarillas. Cuatro a cada equipo. Con ocho futbolistas amonestados, era difícil que no se diera una expulsión. La rifa se la ganó con todo mérito el defensa Brown, con una falta clarísima a José Guillermo Ortiz que obligó a don Henry a expulsarlo.
Fue ahí que explotó Odir.
Su memoria fresca guardaba las faltas a sus talentosos jugadores como Aguilar, Cunningham, Sánchez y Mora, pero no retuvo las que sus discípulos también daban al rival, explotó y fue expulsado. Réplica al comportamiento de Jacques, la dirigencia del Team pide que Henry Bejarano no vuelva a pitar en el Rosabal Cordero.
Suena exagerado.
No fue para tanto.
El clásico provincial fue ardiente y la prensa deportiva del país generalizó en sus comentarios que solo le faltó el gol, lo que es cierto. Un detalle curioso de la confrontación resulta de que, a pesar de que se presentó un juego de ida y vuelta y los actores no se guardaron nada y procuraron todo el juego hallar la ruta a los cordeles, los dos porteros tuvieron poca acción. La única jugada que se construyó de verdadero peligro fue el filtro generoso de Elías Aguilar a Cunningham que lo puso en la nariz de Pemberton, pero el pimentoso Kenny estrelló el balón en el poste.
Se presentaron sustos en las zonas calientes de las áreas, entreveros sobre todo por un par de salidas en falso, una de cada portero, pero sería difícil aseverar que algún jugador de Herediano o la Liga haya perdido eso que llaman “un gol muerto”. Ninguno lo tuvo y eso habla muy bien de las retaguardias de los dos equipos, sobre todo las parejas de defensores centrales: Brown y Miranda en el Team y Acosta con Soto en el León, binomios excelentemente acuerpados por los volantes de marca: Azofeifa y Granados y Rodríguez con Valle, cuatro futbolistas que tácticamente cargaron con el peso del partido.
Herediano campeón nacional y Alajuelense con muchas ganas de serlo, reeditaron un clásico abierto, vibrante, valiente que aumenta la rivalidad entre estas dos oncenas que se verán de nuevo las caras el próximo miércoles en el juego de vuelta del Torneo de Copa.

[email protected]