Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 22 Julio, 2015

Insisto y repito.
No es sano ni conveniente para el buen desempeño de la Selección Nacional, mantener dentro del grupo a la parte del cuerpo técnico que se rebeló contra el comportamiento de Jorge Luis Pinto en Brasil.
Si ustedes se imaginan a Paulo César Wanchope pegándole cuatro gritos a Celso Borges o a Bryan Ruiz para que cumplan con un movimiento táctico determinado, yo no. Y no se trata de gritar, se trata de establecer jerarquías y respetarlas.
Mantenemos nuestro criterio de que a Paulo César hay que ubicarlo en el proceso olímpico o escogerlo como técnico de una Selección que no sea la mayor y retomar el plan original.
Si el mechudo Ricardo Gareca no aceptó el puesto, centenares de técnicos disponibles lo harán y que no se ponga como excusa la falta de tiempo, porque las eliminatorias a Rusia se inician en noviembre y Odir Jacques hizo campeón al Herediano con dos entrenamientos.
Wanchope no reúne todavía las credenciales académicas y técnicas que exige un seleccionado que deslumbró al mundo en Brasil. Es joven y ya vendrá su tiempo. No es para nada conveniente que la Selección Nacional se le haya entregado y puesta en manos a un matrimonio que se juró en el último Mundial, amor eterno.
El grupo que destronó a Pinto está unido a muerte y este detalle que en otras circunstancias sería ventajoso, en este caso específico con Chope y sus cuates no es para nada favorable.
Táctica, técnica, jerárquica y mentalmente no conviene. Por ahí lo insinuó Hernán Medford. ¡En esta Selección hace falta alguien que grite y se rebele!
Disculpen la expresión, pero el grupo de jugadores estelares que conformaron en Copa Oro la base del seleccionado, está “maleado”, contaminado por lo sucedido con Pinto. Se deben arrancar de tajo los resabios de aquel lamentable evento y empezar de cero.
Urge un director técnico nuevo, que no sepa ni le interese absolutamente nada de lo que pasó en Brasil a lo interno de la delegación costarricense. Cabeza fresca, piernas frescas y a empezar de cero. Todos los jugadores a empezar de cero, sin privilegios, ni permisos, ni lesiones fingidas.
Brasil 2014 murió; Pinto se fue y Wanchope regresa a su hábitat natural para el que fue escogido por la Comisión de Selecciones Nacionales antes de que se presentara la emergencia derivada del rechazo de Gareca.

[email protected]