Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 6 Julio, 2015

NOTA TANO

Qué tirada contar con el mejor futbolista del mundo y no ganar nada. Lionel Messi lo conquista todo con el Barcelona y no gana nada con la selección de su Patria.
Chile campeón de América.


Argentina segundo.
¡No llores por mí Argentina, cantan hoy los chilenos!
¿Curiosidad o maldición?
Javier Mascherano, aburrido de abrazar a Messi cada vez que los catalanes conquistan un título, y los han ganado todos incluyendo la última Champions, ya se “agüevó”.
“Quisiera desaparecer del mapa; deseo que me trague la tierra; ya no soporto más”, manifestaba el recio defensor argentino, casi llorando y de cuclillas en el césped del Estadio Nacional de Chile.
“He perdido tres finales seguidas... ¿seré yo la maldición?”, se quejaba Mascherano, quien hace un año estuvo presente en la final del Mundial ganada por Alemania.
Es que... ¿cuántos goles no ha celebrado Javier abrazado a Messi en el Barcelona?
Decenas de decenas, y con Argentina, nada.
Un golcito del mejor futbolista del planeta en esta final, quizá hubiera sido suficiente para que Argentina ganara la Copa América. Tuvo 120 minutos para hacerlo; demasiado tiempo para un jugador fuera de serie, casi anormal, que lleva el balón cosido a su zapato izquierdo; capaz de derrapar rivales de tres en tres; que ha hecho en la liga española y en Europa goles inverosímiles, de todo calibre y belleza y se queda seco de nuevo en el peor de los momentos.
¡Grandioso con Barcelona; uno más con Argentina!
Un tema digno de análisis.
Claro que Argentina no es solo Messi, pero este futbolista luce tan superior al resto, que hace casi obligado que el equipo que lo tenga lo gane todo, pero jamás, que no gane nada y vestido con el glorioso uniforme albiceleste, Messi no ha ganado nada.
Es la gran deuda de “La Pulga” con su pueblo.
Falta un titular en las portadas de los medios deportivos de todo el planeta.
¡Con Messi, Argentina conquistó el campeonato del mundo!
O este: ¡Brilló Messi y Argentina es campeón de América!
En todo caso, Chile no tiene la culpa de los desvaríos platenses; la mejor generación de futbolistas chilenos no dejó escapar la ocasión de reinar en el Cono Sur y con un trabajo táctico bien planificado por el técnico argentino Jorge Sampaoli bloqueó el talento argentino y con el propio edificó la hazaña.
Bravo, Medel, Vargas, Valdivia, Vidal, Sánchez, Fernández, Aránguiz, fueron mucha carga. ¡Chile es rey!

[email protected]