Logo La República

Lunes, 29 de noviembre de 2021



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo gpandolfo@larepublica.net | Martes 10 febrero, 2015

Gaetano Pandolfo

El juego entre Herediano y Alajuelense lo ganó Óscar Ramírez sin uniformarse.

El clásico provincial fue uno de esos partidos donde se observa la mano del técnico en el desenvolvimiento del equipo.

Idéntico a lo que presentó la Selección Nacional en Brasil, con el perdón para Luis Gabelo Conejo, quien presenció otra cosa. La mano y la tiza de Jorge Luis Pinto se mostró en toda la obra y, como el Machillo, sin uniformarse.

Casi 30 fuera de lugar le pitaron a Italia en el juego con los ticos; si este detalle táctico no se debió a una labor monumental de un estratega perfeccionista y detallista hasta el exceso, alguien o algunos estuvieron en otro escenario.

Repetir 180 veces una jugada en busca de perfeccionarla, cansa; el futbolista llega hasta el hastío, aguanta, soporta y después explota en contra de su “verdugo”.

Pero esto es agua pasada; lo de la Liga el sábado en el Rosabal Cordero reeditó los mejores partidos tácticos que ha hecho el equipo bajo las órdenes de Ramírez y que le han valido tantos lauros.

Repasen que Mauricio Wright se apuntó con buenas intenciones a quebrar la estructura manuda a base de velocidad y le metió explosividad a todas sus líneas.

Edder Nelson, Keyner Brown, Mauricio Núñez, José Sánchez, Verny Scott y Rooney Mora son jugadores muy veloces; Elías Aguilar es más pausado pero con un manejo de pelota exquisito. Los únicos “troncos” eran Saravia, Granados y Gómez.

Pero, la velocidad y explosividad que pretendió el técnico del Team con su renovada formación, fue amarrada, mutilada, contenida y bloqueada por otra formación que tenía en su control y orden táctico su mejor argumento.

Nos parece ver al Machillo levantar sus manos y gritar a sus discípulos que no rompieran la doble barrera de cuatro y cuatro: Gutiérrez, Acosta, López y Peralta atrás; Venegas, Matarrita, Rodríguez y Alonso en la cintura. Firmes y expeditos los cercanos a Dexter Lewis; movedizos, correlones, picantes y mordientes los de la cintura. Estos nublaron los pulmones de Granados y Scott; los de atrás liquidaron al pequeño Mora y esperaron los embates de Nelson, Gómez y después Lagos y Ramírez sin regalar medio metro.

Estos partidos y estos resultados, tan repetitivos en los planteamientos del Macho Ramírez, le han dado a la familia rojinegra logros e inmensas alegrías. Son los juegos preferidos de su entrenador, donde se siente como pez en el agua. Lo que sucede es que no siempre se puede repetir la historia.


NOTAS ANTERIORES


¡Pronta recuperación Maestro!

Lunes 15 noviembre, 2021

La Nota de Tano no se publicará en los próximos días por complicaciones de salud de nuestro columnista,







© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.