Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 15 Enero, 2015

Antes de escribir los pronósticos del Verano, repasemos los del Invierno.
La Nota de Tano dijo que Alajuelense sería el campeón y falló de tajo. El campeón fue Saprissa.
El jueves 14 de agosto, comentamos de las cualidades de la nómina del Machillo Ramírez para enfilarse al título, credenciales mostradas en la mayor parte del torneo, pero que se fueron a pique en la semifinal ante Saprissa.
Óscar dijo durante el desarrollo de los 90 minutos por la vida, que su equipo había sufrido un accidente y se lo creemos. En todo caso, no fue monarca y se falló el vaticinio.
Acertamos con el Herediano, le dimos el segundo lugar suponiendo que perdería la final ante la Liga, pero la perdió con el Saprissa. Dijimos que a César Eduardo Méndez —destituido fechas después—, la dirigencia del Team le había entregado una nómina de lujo para que la campeonizara, pero que la Liga le llevaba “caballo” por muchas horas más de trabajo del equipo con Ramírez.
Los dirigentes del Herediano querían que el equipo jugara tácticamente similar a la Liga y Méndez era el técnico idóneo para lograrlo, pero no se dieron los resultados y Jafet Soto llegó de emergente a rescatar el navío rojiamarillo.
Al Saprissa le dimos el tercer lugar; el argumento esgrimido fue más emocional que futbolístico, en tanto Saprissa ya había conquistado su truncado sueño de ser de nuevo campeón nacional y podía ser que la falta de hambre disminuiría las posibilidades de la nómina de Rónald González.
Si repasamos lo que sucedía en el Monstruo al momento en que cayó Rónald y asumió Jeaustin Campos, no estábamos tan perdidos en el pronóstico. Jeaustin revolucionó el entorno morado, picó al enemigo, motivó al grupo y Saprissa, que estuvo a punto de no clasificar, se enrachó en la etapa más crucial del torneo y logró el bicampeonato. ¡Fallamos!
Donde metimos los escarpines hasta el fondo, fue otorgándole a Pérez Zeledón el cuarto lugar y aventurarnos a decir que sería la gran sorpresa del Invierno.
Tano estaba seguro de que Marvin Solano haría estragos con la poderosa nómina que ficharon los guerreros, superreforzada con jugadores de peso, pero el castillo se derrumbó temprano. Suponemos problemas personales y disciplinarios a lo interno, porque jugadores como Villalobos Chang, Alpízar, García, Davis, Miranda, Vieira y otros fueron un fiasco y algunos ni jugaron. A Solano lo despidieron y el nuevo proyecto guerrero se fue, junto con mi pronóstico, al carajo. Sigo mañana.

[email protected]