Logo La República

Viernes, 14 de diciembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Sábado 30 agosto, 2014


Al Saprissa, Paulo César Wanchope le deshizo la cintura cuando convocó a Guzmán, Manfred Russell y Golobio para jugar la Uncaf.
A pesar de esta limitación, Ronald González aceptó jugar  con el Uruguay de Coronado sin esta tripleta y tampoco podrá contar con su portero Kevin Briceño, ni su atacante David Ramírez.
Consciente de que tiene nómina suficiente para afrontar este compromiso, el técnico morado da una lección de profesionalismo a sus colegas Óscar Ramírez y suponemos que Jafet Soto, desde este viernes técnico del Herediano, de no salir en carrera con el trueno de las primeras bombetas, como ordenaron los dirigentes de Alajuelense y Herediano a sus respectivos entrenadores.
Guzmán y Russell son titularísimos en el Saprissa; se marchó Yeltsin Tejeda y el estratega se quedó sin volantes centrales estelares. Tendrá que improvisar ante los isidreños. Para suplir a Ramírez sobran variantes: Saucedo, Ariel Rodríguez, Colindres, Estrada y varios más.
Alajuelense pierde a Pemberton, Acosta y Porfirio para enfrentar a equipos que no son Cartaginés, Saprissa y Herediano. Óscar Ramírez puede plantar a Alfonso Quesada, Elías Palma, Kenner Gutiérrez y Ariel Soto y no hay mayor problema. En lugar de Alonso y Venegas, adelante sobran nombres: Jerry Palacios no jugará con Honduras; están Jonathan McDonald, Osvaldo Rodríguez, Allen Guevara, Juan Guillermo Ortiz y otros.
Al Herediano le sobran defensas para suplir a Myrie y Salazar; están Blanco, Calvo, Lula, Oviedo, Ramírez, Garro.
En fin, nos parece que faltó voluntad en el ánimo de estos dirigentes para colaborar, NO, con la Unafut, como lo analizamos en nuestra Nota de ayer, sino con sus propios equipos. Leíamos que los directivos manudos decidieron suspender estas jornadas en represalia con la Unafut, que “no los ayudó” con el calendario de la temporada anterior, cuando quedaron atrapados entre el Verano y la antigua Concachampions.
Curiosamente, la Liga, al no querer jugar, por ejemplo contra Carmelita, como sí lo hace Saprissa frente a Uruguay, pierde una fecha que la Unafut tendrá que reprogramársela y que les puede caer a los manudos cercana a su juego de vuelta con Cruz Azul o a su viaje a Panamá.
Cuchillo para su propio pescuezo se llama esta figura.
En lugar de limpiar la maleza y jugar partidos poco comprometidos sin sus seleccionados para darle oxígeno a la nómina, la dirigencia eriza apostó por la cancelación de jornadas para topar pronto con un callejón sin salida.

[email protected]