Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 12 Agosto, 2014

 York.- Qué motivante fue mirar los videos y aplaudir desde la ciudad que nunca duerme, la lealtad y actitud de la afición del Cartaginés, que se tiró a la calle la tarde del pasado domingo a recibir a los campeones de Copa.
En nuestra Nota de fin de semana, hicimos referencia de que degustar los placeres de esta Copa para los seguidores del Cartaginés, tan ayuno en títulos, tendría un sabor en sus paladares bien diferente al que hubieran disfrutado los fanáticos morados, más acostumbrados a estos menesteres.


No sabemos si fue esa urgencia de coronas y títulos lo que hizo que los jugadores brumosos se motivaran y envalentonaran, hasta el punto de darle vuelta espectacular a un resultado adverso de 0-2, del que pocos equipos se levantan, y liquidar a un Saprissa que se durmió en sus laureles tras la cómoda ventaja inicial y pagó cara su desconcentración en la segunda parte.
El técnico morado reconoció que sus pupilos se perdieron en el segundo tiempo, se distrajeron, quizá por ese mismo factor de que la Copa, para el Saprissa, no era precisamente un galardón ansiado con la misma intensidad que el club de las brumas, pues incluso los morados fueron los monarcas de la primera edición la campaña anterior.
Cartaginés conquista la Copa por cuarta ocasión en su historia, la provincia se tira a la calle a festejar, Mauricio Wright logra su primer título como nuevo técnico del equipo de la Vieja Metrópoli y se abren compuertas y ventanas de esperanza de que este Cartaginés campeón de Copa, que dejó tendidos en semifinales y final a grandes del fútbol nacional como Alajuelense y Saprissa, está también para ser campeón nacional en la temporada que abre fuegos el próximo fin de semana.
Cambiando de tema, Tano está muy contento porque los Indios derrotaron el domingo a los Yanquis 4-1 y le ganaron la serie en el Yankee Stadium, apenas por segunda ocasión en 22 años.
La Tribu ganaba el juego 4-0 y en el cierre del noveno episodio y con dos outs, Jacoby Ellsbury metió un jonrón para los Yanquis y evitó la segunda blanqueada consecutiva (la Tribu ganó el sábado 3-0). De no ser por este cuadrangular de Ellsbury, los Yanquis habrían sido dejados en cero por dos juegos seguidos, algo que no sucedía desde 1999. Además, antes de este jonrón, los Yanquis sumaban 19 innings sin hacer carreras, su peor racha de temporada.
En otras palabras, las flechas de los Indios fueron esta vez más poderosas que las bombas del Bronx, silenciadas por el cuerpo de lanzadores de la Tribu.

[email protected]