Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 14 Abril, 2014

Cuando la Unafut pretende cambiar la forma de jugar el campeonato, con el propósito de hacerlo más justo y competitivo, chocan sus dirigentes con esta realidad: como se juega actualmente es un éxito de taquilla; hay pelea en las tres posiciones decisivas, cima, clasificación y descenso y se producen muy buenas recaudaciones.
Con los resultados de esta semana que cerró con derrotas del Alajuelense y Herediano, se le abrió el panorama al Saprissa para conquistar la primera fase, cerrar en su patio en semifinales y obtener la ventaja deportiva: mesa gallega para los morados, justos vencedores en un clásico en el que fueron mejores que la Liga a la que le pudieron meter tres pepinos en los primeros quince minutos de acción. Los evitó Patrick Pemberton. ¿Todavía desea alguno sacarlo del Mundial?
Ahora, a pesar de que para nada nos agradó el trabajo de Henry Bejarano, lucen fuera de contexto las declaraciones de Óscar Ramírez al final del cotejo. Pretendió responsabilizar a Jeaustin Campos por el irregular trabajo del silbatero, a quien señaló como condicionado por “el llanto” del gerente del Saprissa horas antes del juego, pero la derrota de los manudos no se encaminó por ahí. Simple y llanamente el Saprissa es hoy el equipo con mejor actitud del campeonato, está concentrado ciento por ciento en conquistarlo y sus rivales directos se distrajeron, el Team con el desaguisado de su dirigencia de botar a Marvin Solano y la Liga, muy metida en su anhelo de llegar a la final de Concachampions, ilusión onerosa que costó desconcentraciones y sudores de alta factura.
Al Saprissa le han hecho muy bien los fichajes de tres veteranos futbolistas internacionales: Michell, Machado y Saucedo porque le aportaron a la nómina del “Carasucia” González un elemento clave: confianza.
Sin ser enormes futbolistas, pues de serlo no estarían jugando en nuestro país, cada uno en su posición llenó de confianza al resto del plantel: Michell en el marco; Adolfo en retaguardia y “El Caballo” en ataque.
Se enterraron las dudas de Donny Grant; la ausencia de un defensa izquierdo de fuste, pues con Machado, Heiner Mora pasó a la izquierda y la presencia de Saucedo alertó a David Ramírez, Ariel Rodríguez y Daniel Colindres que se pellizcaron besando la red para no perder estelaridad.
En la cima de la tabla el Saprissa es amo y señor; su deber es prolongar en semifinales esta superioridad.

[email protected]