Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 2 Abril, 2014

Liga Deportiva Alajuelense topó con un rival de oficio, acostumbrado al estelarismo en la liga mexicana, a enfrentar rivales de peso y de alta jerarquía nacional e internacionalmente, un equipo donde en la década de 1950 fueron figuras los costarricenses Wedell Jiménez y el Chino Lázcarez, un Toluca que anoche pescó langostinos en los mares del Morera Soto.

Con un enemigo más endeble la Liga hubiera hecho  esta, porque los an triones buscaron el gol por todas las rutas posibles y moviendo la pelota de pie a pie de la misma forma en que golearon al Herediano. El dilema fue el contrincante que sin meter el bus en el marco de Lozano, paró una doble línea de cuatro que nunca perdió la compostura a pesar de que algunas de sus piezas, sobre todo Gamboa por la derecha y Orrantia por el otro sector, fueron superados por el talento individual de Álvaro Sánchez y Johan Venegas, aunque peligro letal de gol, no se asomó en los predios choriceros hasta después del gol de visita.
El duelo fue vistoso por la jerarquía de sus protagonistas, de ahí que no sería equitativo señalarque la victoria mínima de los mexicanos no fue justa por llegar de una acción aislada de bola muerta, martillazo de Paulo Da Silva sobre la cabeza de Por rio López, o porque Jonathán McDónald botara el penal. El comentario no va por ahí.
Simplemente que el Alajuelense hizo lo que tenía que hacer, en esta oportunidad sin el gol, que lo buscó con buenos argumentos futbolísticos antes de recibir la
anotación rival y a puro pulmón y corazón, como las güilas de la Sub 17, después del 1-0.
Las mejores ocasiones de gol para los manudos llegaron después del gol de Toluca; las desperdiciaron José Guillermo Ortiz y Allen Guevara, lo intentó Ariel Rodríguez enviando metralla de lejos, lo buscó Johan Venegas desa  ante y torero en el uno a uno, pero no se pudo.
Ese gol tempranero que siempre busca el Machillo para alivianar la carga y la tensión, en esta oportunidad no se dio, el 0-0 se hizo largo, el Toluca jamás se desarmó y lo sucedido entre el penal que bota Jonathán y el remate que mete Da Silva vuelca la balanza en favor de la visita, pero por lo acontecido anoche, no podemos sentenciar ni por asomo que la serie esté de nida. La serie está abierta porque a Toluca llegará un equipo con iguales credenciales
que los mexicanos, capaz de darle vuelta a la tortilla y amargar el sabroso sabor del chorizo local.

[email protected]